Cinco Sentidos
Una oficina de France Télécom en París
Una oficina de France Télécom en París

Cómo detectar a tiempo el riesgo de suicidio en las empresas

La ola de suicidios en France Télécom ha sacado a la luz el efecto devastador de la presión laboral en algunas personas

La France Télécom de diciembre no será la France Télécom de hoy". El presidente de la compañía de telecomunicaciones francesa, Didier Lombard, se comprometía el pasado 15 de septiembre a poner fin a la oleada de suicidios e intentos de suicidio que han tenido lugar en la compañía. Desde febrero de 2008, 23 empleados se han quitado la vida y otros 13 lo han intentado. El último caso es el de una mujer de 32 años, que el 11 de septiembre se arrojó por la ventana de su oficina de París. La dirección ha admitido que la mujer se suicidó tras conocer que iban a cambiar a su jefe de equipo, según la prensa francesa.

El Gobierno francés se ha visto obligado a intervenir y la compañía trabaja ya con el Ministerio de Trabajo para prevenir los riesgos psicosociales. Un número de teléfono gratuito para que los empleados con dificultades puedan hablar con especialistas, un aumento del número de médicos en la empresa o la suspensión de los traslados hasta el 31 de octubre son algunas de las medidas adoptadas por France Télécom.

Sin patologías previas

La sobrecarga de trabajo, la frustración, el miedo al paro en épocas de crisis y otros desencadenantes del estrés laboral pueden conducir en ocasiones a situaciones límite. La Encuesta Europea de Condiciones de Trabajo refleja que uno de cada cinco trabajadores sufre estrés en su trabajo. El problema es cómo lo afrontan; el drama es que algunos no lo resisten.

Rafaela Santos, presidenta de la Fundación Humanae, observa como psiquiatra una patología previa en las personas con tendencias suicidas. "Las personas se suicidan porque normalmente tienen una salud mental deficiente, bien por una depresión, por alcoholismo, hay un deterioro previo", explica. Los casos recientes de France Télécom o los que se conocieron en 2007 en Renault, Peugeot y EDF no presentan esa patología previa, observa. Lo que subyace en esas conductas de suicidio impulsivo es, a su juicio, una fuerte acumulación de distrés.

En la fundación que Santos preside se ha diseñado un programa para las empresas que trabaja en la prevención de estos problemas. El plan está orientado en tres direcciones: detectar las conductas que generan estrés, trabajar dentro de empresa con los empleados que presentan niveles de ansiedad superiores -por ejemplo, con talleres de psicoeducación para hacer la personalidad más resistente- y hacer psicoterapia personalizada. Rafaela Santos cree que los empleados valorarían esta ayuda de las empresas, pues entenderían que, además de la productividad, importan las personas.

Pedro José Linares, secretario confederal de Salud Laboral de Comisiones Obreras, recuerda que las empresas tienen la obligación legal de hacer evaluaciones de riesgos psicosociales. Sin embargo, cree que este tema no recibe la atención que se merece.

"Las empresas tienen que cuidar el apartado emocional", señala Sofía Víctor, jefa del área de psicología de Más Vida Red. La empresa, especializada en ofrecer servicios de conciliación a empresas, pone a disposición de sus asociados un programa para luchar contra el estrés y la ansiedad generadas por la crisis. Un equipo de médicos, psicólogos y trabajadores sociales está preparado las 24 horas del día para prestar apoyo al empleado. Si el usuario requiere mayor nivel de atención, ponen a su disposición una red de profesionales con los que hacer un trabajo personal. "En ocasiones la palabra psicólogo echa para atrás, pero nosotros como empresa independiente transmitimos sensación de confidencialidad y anonimato", precisa Sofía Víctor.

Negociación para prevenir el estrés

El ministro de Trabajo francés, Xavier Darcos, ha propuesto al presidente de France Télécom una negociación con los trabajadores para la prevención del estrés y los riesgos psicosociales en casos de traslados geográficos o profesionales de la plantilla. Grandes empresas francesas como la eléctrica EDF y Renault ya alcanzaron en el pasado acuerdos en este sentido.

CC OO también defiende una mayor participación en las decisiones que tienen que ver con la organización del trabajo. "Cuanto más consensuadas, menos problemas", declara Pedro José Linares, secretario confederal de Salud Laboral.

El modelo es más necesario en épocas de crisis, en las que el trabajador sufre ante la posibilidad de perder su empleo y las escasas perspectivas de colocación. Un riesgo para la salud, cuyo aspecto más dramático sería el de France Télécom.

Por ley, las compañías tienen la obligación de prevenir los riesgos psicosociales, pero "probablemente sean el último escalón dentro de las evaluaciones de las empresas", según Linares.

Para promover la acción preventiva frente a los riesgos psicosociales en las empresas, CC OO optó por un método desarrollado por el AMI (el instituto danés de seguridad y salud en el trabajo), que Istas (fundación de CC OO) ha adaptado a la realidad española. El objetivo es comprobar en qué situación se encuentra la empresa en movilidad, adaptación de tareas, liderazgo. A partir del diagnóstico, se realizan propuestas para situar la compañía en estándares aceptables.

Hombres y mujeres

23 suicidios en una empresa de 100.000 trabajadores. La psiquiatra Rafaela Santos opina que "minimizar este dato es cerrar los ojos a la realidad". Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Francia registró una tasa anual de suicidios de 26,4 por cada 100.000 hombres en 2008. En las mujeres, la tasa fue de 9,2 suicidios por cada 100.000 mujeres. Las diferencias entre sexos podría llevar a pensar que ser hombre es un factor de riesgo.

Las situaciones de estrés pueden llegar a un nivel intolerable, y la respuesta puede llegar a ser impulsiva y destructiva, especialmente si hay compañeros que lo han hecho, explica Rafaela Santos. El suicidio impulsivo tienen mucho que ver con el estrés y hombres y mujeres se enfrentan de distinta manera a este problema, prosigue esta experta.

"Los hombres cuando ven una situación de indefensión buscan solucionar el problema; las mujeres optan por una estrategia para reducir el problema, buscan el apoyo social. Es un afrontamiento distinto, por eso las consecuencias son distintas. La mujer, difícilmente se suicida tan rápido".