Renovables

Los Reyes inauguran la mayor central de torre solar mundial en Sevilla

Los Reyes de España, Don Juan Carlos I y Doña Sofía, inauguraron hoy en Sanlúcar la Mayor (Sevilla) la planta solar PS20 de Abengoa, la mayor central comercial de torre del mundo, ubicada en la plataforma Solúcar en dicho municipio sevillano; así como el Campus Palmas Altas, de reciente finalización y que supone uno de los mayores complejos tecnológicos empresariales de iniciativa privada.

Los Reyes de España junto con el presidente de Abengoa, Felipe Benjumea.
Los Reyes de España junto con el presidente de Abengoa, Felipe Benjumea.

Los Reyes, que estuvieron acompañados, entre otros, por el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán; el presidente de Abengoa, Felipe Benjumea; la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, y el comisario de Energía, Andris Piebalgs, visitaron las instalaciones, dotadas con más de 1.000 espejos de 120 metros cuadrados cada uno, que situados al pie de la torre, siguen al sol "de la misma forma que lo hacen los girasoles", según refirió el propio Felipe Benjumea en su intervención, donde destacó que esta planta es "la más grande en torre del mundo y la más novedosa para generar energías limpias a partir del sol".

Benjumea explicó a sus Majestades, quienes tras visitar las instalaciones descubrieron una placa conmemorativa y subieron a la torre, el funcionamiento y las ventajas de la tecnología de torre, una solución "madura" que ofrece un rendimiento más eficaz que otras tecnologías similares, al concentrar toda la radiación solar en un único punto.

El presidente de Abengoa indicó que el funcionamiento de la planta se basa en la generación de electricidad mediante la obtención del calor de la radiación solar. Precisó que los 20 megavatios de potencia permiten producir energía limpia suficiente para alimentar a 10.000 hogares, lo que "evita la emisión a la atmósfera de unas 12.000 toneladas de C02 anuales, lo que equivale al Co2 que generan 75.000 automóviles".

Asimismo, indicó que la energía del siglo XXI "debe ser limpia sin emisiones de gases de efecto invernadero; competitiva, internalizando todos los costos, incluido el de CO2 y almacenable", tres condicionantes que, a su juicio, se dan ya en estas instalaciones, por lo que, según resaltó "éste es el auténtico futuro actual, es un futuro posible".

Benjumea recordó que la plataforma Solúcar, un complejo "de vanguardia" y de "referencia para todo el mundo", cuenta con una torre solar de 11 megavatios en funcionamiento desde 2007, 150 megavatios de tecnología cilíndrico-parabólica en construcción y 170 megavatios en fase de desarrollo, de forma que los 350 megavatios que sumará la plataforma "son suficientes para dar electricidad a 180.000 hogares, evitando la emisión de 200.000 toneladas de CO2 al año".

Agregó que la plataforma, una vez terminada empleará a 200 personas en trabajos de mantenimiento y se habrán creado 1.000 puestos de trabajo durante la fase de fabricación y construcción, de forma que "se completará en 2012 un hito en el campo de la energía solar, consolidando a Abengoa como líder a nivel global".

Explicó que esta plataforma acoge además un centro de investigación que se ocupa del desarrollo de nuevas tecnologías fotovoltaicas y térmicas, donde trabajan más de 70 científicos e ingenieros. Resaltó asimismo que gracias a este centro de investigación "España y Europa se encuentran en cabeza de las nuevas tecnologías que están revolucionando las posibilidades de generación eléctrica a partir del sol".

A este acto acudieron varios consejeros de la Junta, como el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, y la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, el delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, el alcalde de Sanlúcar la Mayor, Juan Escámez, y el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, entre otras personalidades.

A continuación, los Reyes se trasladaron a bordo de dos Eurocopter Superpuma hasta la capital hispalense, donde les esperaba el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, para inaugurar el recientemente finalizado Campus Palmas Altas (CPA) de Abengoa, tras ser recibidos por unos 200 empleados de la multinacional andaluza.

La nueva sede de Abengoa, que dará cabida a unos 2.200 trabajadores y cuenta con una inversión de más de 100 millones de euros, se encuentra ocupada aún por una mínima parte de los trabajadores, ya que continúan desarrollándose los trabajos de traslado desde sus instalaciones anteriores, un proceso que finalizará en diciembre de 2009.

En su intervención en el acto de inauguración, el presidente de la enseña andaluza, Felipe Benjumea, destacó las cualidades de un campus concebido desde la sostenibilidad y energéticamente eficiente. "Se ha logrado una óptima fusión entre la sostenibilidad, el diseño y el andalucismo", recalcó el directivo, que alabó la labor del arquitecto británico Richard Rogers, que logró recoger el "ambiente de los patios sevillanos, que conjuga las sombras y el agua de sus fuentes".

Recordó que el 66% de la energía consumida en Palmas Altas será generada desde las mismas instalaciones, con la planta de trigeneración, los paneles fotovoltaicos, los heliostatos cilindroparabóicos y el disco Stirling. Además, las instalaciones reducen un 13% el consumo de electicidad con respecto a los edificios convencionales, adquiriendo solamente el 21% de su energía consumida.

El Campus Palmas Altas es el primer parque empresarial dedicado a la innovación de Andalucía y el mayor complejo tecnológico empresarial de iniciativa privada del sur de España. En este espacio, se albergan siete edificios de entre dos y cuatro alturas conectados por una plaza central y con 1.500 plazas de aparcamiento subterráneas.

El parque se encuentra ubicado en un solar de 42.100 metros cuadrados y cuenta con una superficie construida de 50.000 metros cuadrados, de los que Abengoa ocupa 30.000. El resto del espacio construido se encuentra o bien reservado para otras empresas, en torno a 16.300 metros cuadrados, o para el desarrollo de servicios comunes, para los que se dispone de otros 3.700 metros cuadrados.