Automoción

Honda ve difícil captar producción por la competencia desde Asia

Honda "está evaluando la actividad de las tres factorías del grupo en Europa, dentro de un proceso de reflexión" para la asignación de las producciones futuras, destacó el director general de la compañía fabricante de motocicletas, Eduard Bigas. La multinacional japonesa cuenta con dos factorías de esta división en España e Italia, además de una tercera fabricante de automóviles en el Reino Unido.

Así, la planta ubicada en Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona) produce motocicletas de gran cilindrada, mientras que la italiana está especializada en los modelos scooter. Bigas no quiso valorar los niveles de producción de la factoría española, aunque admitió que la caída de la demanda ha afectado a la baja la utilización de la capacidad del centro, con "un gran impacto negativo" sobre la previsión inicial de ensamblar 25.000 unidades este año. Bigas repitió la queja común en el sector sobre el retraso del plan de ayudas al sector de la motocicleta por parte del Gobierno, a pesar de que gran parte de la producción de la factoría se destina a la exportación.

Sobre la posibilidad de aumentar la fabricación con más modelos, reconoció "la dificultad en captar más carga de trabajo por la competencia de las propias factorías del grupo en Asia". El director general de Montesa Honda argumentó que "la eficiencia y calidad de las plantas asiáticas es ya muy elevada, a diferencia de las deficiencias de años atrás". El presidente de la Generalitat catalana, José Montilla, se reunió hace un año con el máximo responsable de la matriz nipona, Satoshi Aoki, para tratar la viabilidad de la planta de española y posibles inversiones en nuevos sectores.

El grupo inauguró esta semana el Honda Instituto de Seguridad (HIS), el primer centro de formación de motoristas que instala en Europa. Consta de tres circuitos de pruebas con una superficie de 25.000 metros cuadrados en unos terrenos contiguos a la factoría de Santa Perpetua. La filial que preside Koji Maehara ha invertido en este proyecto cuatro millones de euros, con la previsión de que se formen hasta 15.000 alumnos al año. Honda cuenta con otros 35 centros de este tipo repartidos entre Asia y América del Sur.

Eduard Bigas señaló que uno de los principales objetivos del centro es iniciar a los usuarios potenciales más jóvenes en la conducción segura, para reducir el nivel de siniestralidad en las carreteras. De esta forma, la pasada campaña de verano se cerró en Cataluña con una disminución del número de accidentes mortales del 37,5%. "En vez de ir a la escuela, pretendemos que las escuelas se acerquen a este circuito", añadió el directivo.

La compañía contempla una posible segunda fase del proyecto, "a través de un acuerdo con algún otro circuito ya existente para el perfeccionamiento de conductores más experimentados", avanzó Bigas. Con todo, Montesa Honda se centrará ahora en consolidar el centro de formación recién inaugurado.