Declaraciones

Blanco defiende la subida de impuestos para garantizar la protección social a los necesitados

El ministro de Fomento, José Blanco, defendió hoy la subida de impuestos anunciada por el Gobierno como medida para garantizar la protección social de los que más lo necesitan y que se puedan seguir desarrollando proyectos importantes para Catalunya, como el de alta velocidad.

En un discurso durante la Fiesta de la Rosa de Gavà (Barcelona), reconoció que ante la crisis se necesitan responsables que digan la verdad y que den la cara ante los ciudadanos, que aseguró que es lo que está haciendo Zapatero.

"En su momento, Zapatero se dirigió a los españoles para decirles que iba a hacer lo mismo que hicieran otros pero que otros nunca habían dicho", en alusión a las negociaciones con la banda terrorista ETA. "Lo había hecho Aznar pero ocultado", declaró.

Defendió que ahora el presidente vuelve a hacer lo mismo, decir la verdad a los españoles, que es la necesidad de subir impuestos. "Algunos les llaman improvisación y otros les llamamos responsabilidad", espetó.

Añadió que esto desconcierta a mucha gente pero para Blanco se trata de "convicciones democráticas y compromiso con un proyecto político" y aseguró que no han sido elegidos para aplaudir a los poderosos, sino para ayudar a los que más lo necesitan. "Hemos cogido el toro por los cuernos", defendió.

Blanco anunció que licitará las obras de la estación de la Sagrera el próximo mes y que el Gobierno incluirá el Corredor Mediterráneo en la red ferroviaria transeuropea. Apostó decididamente por esta infraestructura para convertirla en un corredor "de progreso y desarrollo económico".

Aseguró que durante el gobierno de José María Aznar no se tomó esta medida, "con el silencio de CiU", y apostilló que por contra, el PSOE y el PSC continuarán trabajando para que la red ferroviaria llegue a Francia.

Se mostró también satisfecho por la nueva Terminal T1 del Aeropuerto de El Prat de Llobregat, por la que, explicó, llegó hoy a Barcelona, así como de la T4 de Madrid. "Se acabaron los complejos", señaló.