Aeronáutica

Airbus baraja nuevos recortes de producción para el próximo ejercicio

Airbus baraja nuevos recortes de producción en 2010, según ha admitido el máximo responsable de la empresa, Tom Enders, que advierte que todavía quedan por delante dos años difíciles.

Airbus ha tenido que admitir, finalmente, lo que era un secreto a voces en el mundillo aeronáutico: que es muy probable que el año que viene tenga que acometer nuevos recortes de producción, ya que la recuperación del sector se retrasa y se mantienen las dificultades de las aerolíneas para conseguir la financiación necesaria para comprar nuevos aviones o pagar los que ya tenían contratados.

El anuncio lo hizo el máximo responsable del fabricante aeronáutico, Tom Enders, en una entrevista que publicó el viernes The Wall Street Journal. "Ciertamente, no puedo descartar que tengamos que recortar la producción todavía más", señaló el ejecutivo alemán, quien se mostró convencido de que la empresa tendrá que hacer frente, "todavía, a dos años difíciles más".

Las declaraciones de Enders parecen confirmar lo que desde hace meses ya se viene barajando por algunos de los principales suministradores de Airbus, que consideran que la filial de EADS podría recortar el ritmo de producción de sus aviones más vendidos, los de pasillo único (la familia A-320), a unas 30 unidades mensuales o incluso menos. El año pasado, la empresa paralizó sus planes para fabricar hasta 40 aeronaves al mes, manteniéndose en los 36 aviones. Esta cifra se reducirá a 34 a partir del mes que viene. En el caso de los aviones de largo alcance de la familia A-330/A-340, Airbus ha decidido congelar la tasa de producción en 8,5 unidades al mes.

En lo que va de año, la compañía ha sido capaz de entregar una media de 32,7 aviones de la familia A-320 al mes y unas 10,6 aeronaves en el caso de los modelos A-330 y A-340, según se desprende de las cifras hechas públicas por Airbus.

Boeing también se ha visto obligado a ajustar a la baja sus ritmos de fabricación, reduciendo de siete a cinco el número de aviones 777 que producirá a partir de junio de 2010 y aplazando los planes de crecimiento que tenía previstos para el 747-8 y el 767. De momento, el fabricante estadounidense no ha anunciado cambios para el 737, el modelo que compite con el A-320 de Airbus. Sin embargo, desde el sector dan por hecho que también tendrá que ajustar la producción.

A principios de año, Steven Udvar-Hazy, el consejero delegado de ILF, el mayor grupo de leasing de aviones y uno de los principales clientes de Airbus y Boeing, ya auguró unos recortes en la producción de los fabricantes aeronáuticos de entre el 30% y el 35%.

España negocia su apoyo al A-350

España sigue negociando con los responsables de EADS y Airbus cuál será su aportación económica al programa del nuevo A-350 y cómo se articulará este apoyo financiero.

Fuentes gubernamentales desvelaron que ya hay un cierto consenso sobre la cantidad de dinero que inyectará España y que ahora la discusión se centra en cómo instrumentarla. Un asunto delicado, sobre todo tras el reciente dictamen de la Organización Mundial del Comercio cuestionando las ayudas públicas recibidas por Airbus para el desarrollo de otros modelos de aviones anteriores por considerarlas contrarias a las reglas de la competencia.

El A-350 tiene unos costes de desarrollo estimados de 11.000 millones de euros. Airbus quiere contar unos 3.300 millones de financiación pública por parte de sus países socios (España, Francia, Alemania y Reino Unido). España, que tendrá una participación industrial del 10% en el proyecto, es el único socio que todavía no ha concretado su apoyo, que debería rondar los 400 millones de euros.