Fusión

Caixa Terrassa, Sabadell, Manlleu y Girona rechazan la plataforma sindical

Las direcciones de Caixa Terrassa, Sabadell, Manlleu y Girona rechazaron la mayoría de los puntos de la plataforma sindical que propusieron los representantes de los trabajadores en la mesa laboral de la fusión, han explicado hoy a Efe fuentes cercanas a la fusión.

En una reunión en Girona el jueves, los representantes de los trabajadores habían presentado una plataforma que recogía los mejores aspectos de las condiciones laborales de cada caja, pero todos ellos fueron rechazados por la dirección, lo que hizo que el encuentro acabase en un clima de malestar.

Fuentes de las cajas han relativizado en declaraciones a Efe este mal clima con los sindicatos, al asegurar que la reunión se condujo por los cauces previsibles y que ambas partes expusieron sus posturas ante la fusión.

De hecho, las conversaciones continuarán en los próximos días en futuras reuniones de la mesa laboral, tal y como está previsto en el proceso de fusión.

A modo de ejemplo, como los empleados de Caixa Girona tienen un día festivo más al año que los de las otras cajas que participan en la fusión, los sindicatos recogieron esta propuesta en su plataforma conjunta, algo que por ahora ha sido rechazado por las direcciones de las entidades de ahorro.

Por el contrario, la dirección propuso rebajar la dotación del plan de pensiones para algunas de las entidades participantes, según las fuentes consultadas.

De la misma manera, para el ajuste de personal que se plantea, que se cifra de forma aproximada en cerca de 550 personas, se plantean prejubilaciones a los 57 años, con el 70% del salario, que se elevaría al 75% a partir de 60 años, condiciones calificadas en la reunión como insuficientes por las centrales sindicales.

Sin embargo, ambas partes esperan llegar a un acuerdo a final de mes, ya que se mantiene el acuerdo entre las partes en algunos puntos clave de la negociación, como que la adscripción al plan de prejubilaciones sea voluntaria y que se alargue durante tres años para que resulte lo menos traumática posible.

Tras la suma de Girona a la operación, que aporta 7.715 millones de euros activos, la caja resultante contaría ya con más de 34.000 millones de euros.