Crisis del 'ladrillo'

El consumo de cemento frena su caída al 38% hasta agosto

El consumo de cemento cayó un 38,3% en los ocho primeros meses del año, hasta los 19,2 millones de toneladas, según los datos de la patronal cementera Oficemen que confirman la tendencia de ralentización de la caída iniciada en mayo.

La caída del consumo de cemento, uno de los indicadores que mide la actividad en el sector de la construcción, se ha ido frenando desde que en el mes de abril se produjo el mayor descenso interanual al bajar un 44,8%.

La patronal cementera confirma una "ligera moderación que de momento sigue manteniéndose" y confía en que el impulso a la obra pública por parte del Ejecutivo aporte estabilidad a su actividad hasta que se recupere el mercado residencial.

En este sentido, comparte el objetivo planteado por el presidente del Gobierno de alcanzar un mercado estable de 400.000 viviendas nuevas al año.

La producción de cemento presentó un comportamiento similar al del consumo, de forma que de enero a agosto se produjeron 19,7 millones de toneladas de cemento (el 35,5 por ciento menos) y 14,4 millones de toneladas de clínker, elemento del que se obtiene el cemento (el 29,2 por ciento menos).

La compra de cemento y clínker a otros países continuó con su tendencia a la baja, hasta importar 1,7 millones de toneladas, lo que supone un 71,4% menos, con respecto al mismo periodo del año pasado, por lo que las previsiones son superar los 2,5 millones de toneladas al cierre del ejercicio.

Por su parte, las exportaciones, tanto de cemento como de clínker, aumentaron un 40%, hasta los 1,9 millones de toneladas.