Energía

España y Francia invertirán 3.370 millones para la interconexión del gas

España podrá exportar en 2013 unos 7.000 millones de metros cúbicos de gas (7 bcm) a Francia, frente a la casi nula capacidad de ahora. Por su parte, el país vecino podrá transportar esa misma cantidad, frente a los tres bcm actuales. Este reforzamiento, a través de los gasoductos de Larrau e Irún, supone una inversión de 3.337 millones.

La creación del mercado regional del sur de Europa sigue su avance. En la primera fase del proyecto Open Season (OS) que coordina la Comisión Nacional de la Energía (CNE) está previsto un incremento significativo de la capacidad de interconexión entre Francia y España a partir de 2013 por el corredor del oeste (a través de los gasoductos de Larrau e Irún, en el País Vasco). La segunda fase, aún incipiente, incluye la interconexión por Cataluña a partir de 2015, aunque esta iniciativa dependerá de la reserva de capacidad que demanden las comercializadoras, según fuentes de la CNE.

Por el momento, los transportistas de ambos lados de los Pirineos (en España, Enagás y Naturgas) tienen ya en marcha una inversión de 3.370 millones de euros (1.800 millones en la parte francesa y 1.337 millones, en la española) para lograr una capacidad de transporte de hasta siete bcm anuales hacia uno y otro sentido. Estas inversiones están incluidas en la actual planificación nacional y se traducirán en un aumento del 125% de la capacidad de las importaciones españolas (ahora de 3 bcm) y del 4.400% de las exportaciones, que son prácticamente inexistentes.

La capacidad que se logrará será de casi el doble del consumo anual de Portugal (4 bcm al año) y casi igual a la que tendrá el nuevo gasoducto del Medgaz, por el que podrán discurrir hasta 8 bcm de gas procedente de Argelia.

Gran demanda

El proceso para poner en marcha el proyecto del eje del oeste se inició en el año 2008 y, según la CNE, las solicitudes a largo plazo se situaron muy por encima de la oferta (seis veces más) y consiguieron capacidad 11 grupos empresariales distintos. Esto se interpretó como una señal clara del interés del mercado en desarrollar más capacidad, pese a la crisis económica, ya que se trata de proyectos a largo plazo.

De momento, se acaban de firmar contratos de confidencialidad entre Enagás, como operador del sistema, y las comercializadoras y antes del 30 de noviembre se firmarán los contratos de capacidad ofertada en la primera fase.

En cuanto al proyecto del corredor del este, en el que se descarta la interconexión submarina, el resultado sobre el interés de las empresas se conocerá en 2010. En este caso la mayor inversión corresponderá a Francia, que deberá desarrollar el eje del Ródano.

El primer paso para crear el mercado único de la energía

La interconexión de gas entre España y Francia es una iniciativa regional del grupo europeo de reguladores de gas y electricidad (Ergeg), en el que participa la CNE, y cuyo objetivo último es eliminar las barreras para el establecimiento de un mercado único.

Para lograr este objetivo, en 2008 se decidió la creación, como paso intermedio, de varios mercados regionales europeos. España se integra, junto con Francia y Portugal, del mercado del sur.

En el proceso para desarrollar la interconexión entre los Pirineos, que ha liderado el regulador español, han participado, además de sus homólogos francés y portugués, los transportistas, comercializadores, distribuidores y administraciones de los tres países.

Para la CNE la gran novedad del proyecto ha sido "el elevado número de agentes involucrados" y considera el reforzamiento de las conexiones "pondrá fin a los cuellos de botella".