Financiación

Sos gana tiempo para renegociar la deuda con la banca acreedora

Confía en que concluirá el acuerdo

financiero a lo largo de este otoño

El grupo de alimentación Sos ha ganado tiempo para reorganizar su endeudamiento, que ronda los 600 millones de euros. Credit Suisse, que se encarga de la reestructuración de la deuda, prevé concluir el proceso a lo largo del otoño. Una refinanciación forzosa que también engloba la venta de activos y, posiblemente, la entrada de nuevos accionistas.

El proceso de renegociación de la deuda de Sos sigue dilatándose. La compañía de alimentación reconoce que Credit Suisse, el banco de negocios al que encargó la reestructuración de su maltrecha tesorería, solicitó a los bancos acreedores un "compromiso de espera". Es decir, necesita tiempo para decidir cómo afrontar el elevado endeudamiento que dejó hace un año la compra de Bertolli, que ascendía a cerca de 1.000 millones de euros, aunque ya ha hecho efectivo alrededor de 300 millones.

La corporación alimentaria señala en una nueva ampliación de su auditoría anual que este proceso de renegociación con la banca, denominado stand still, está a la espera de la presentación a los inversores de un nuevo plan de negocio que marque las líneas a seguir. Una presentación que podría realizarse en las próximas semanas.

Sos ha incluido esta información adicional a su informe de auditoría tras un requerimiento del regulador del mercado bursátil español. De esta forma, señala a la CNMV que dentro de su proceso de reestructuración de deuda ha contratado a "expertos independientes a objeto de validar el plan de negocios y la documentación a aportar a las entidades financieras".

DEÓLEO 0,03 -3,51%

Además, Sos pone una fecha límite, aunque difusa, a la reorganización de su endeudamiento. Apunta que tiene "previsto" concluir "los trabajos durante el próximo otoño dentro del plazo estipulado en el compromiso de espera".

Pero el encargo de Sos a Credit Suisse no engloba sólo la reestructuración de su deuda. El pasado mes de mayo -cuando se destapó el desvío de más de 200 millones desde Sos a sociedades de la familia de su ex presidente, Jesús Salazar-, el nuevo equipo directivo acordó poner en marcha una ampliación de capital.

La CNMV también ha pedido a Sos información sobre los compromisos de sus consejeros respecto a esta ampliación de 200 millones que Sos anunció en mayo para tapar el agujero que dejaron sus ex directivos.

Ampliación de capital

La compañía presidida por Mariano Pérez Claver no especifica las condiciones concretas. No en vano, las condiciones de la ampliación de capital siguen siendo una incógnita. Sos tan sólo indica a la CNMV que los consejeros que dieron luz verde a la ampliación (que representan en 35% del capital) manifestaron su intención de acudir a la misma. Sin embargo, la ampliación de capital también puede ser la vía de entrada de nuevos accionistas. De hecho, Credit Suisse ya ha recibido varias propuestas aún en el anonimato, aunque será el consejo de administración de Sos el que deberá dar o no el visto bueno.

Junto con la entrada de nuevo capital otra de las opciones encima de la mesa de los directivos de Sos es la reactivación de las desinversiones. Después de la venta de Cuétara a Nutrexpa (que le reportó unos 215 millones de euros). Los indicios apuntan a que Sos podría desprenderse de la división de salsas y mantener así los negocios de aceite y arroz.

Sin retribución para sus 'preferentes'

Sos comunicó ayer a los titulares de sus participaciones preferentes que no podrá hacer efectivo el pago del próximo cupón, debido a los negativos resultados de la sociedad durante el pasado ejercicio, en el que registró una pérdida consolidada de 192,7 millones de euros. Los inversores se verán así afectados por las provisiones que ha tenido que realizar el grupo de alimentación para tapar los agujeros provocados por el trasvase de fondos a sociedades de su ex presidente Jesús Salazar.

Sos explicaba ayer a la CNMV que los titulares de las participaciones no percibirán los cupones correspondientes al ejercicio 2008, "ni los inversores podrán dirigirse contra la emisora y la sociedad garante de la emisión para exigir su pago, ya que éstas no estarán obligadas a abonar dicha remuneración".

De hecho, Sos no realizará ninguna remuneración acumulativa hasta que no se aprueben las cuentas del ejercicio 2009 y siempre que éste cierre en positivo. Durante la primera mitad del año, Sos registró unas pérdidas de 61 millones de euros por las provisiones realizadas para cubrir las operaciones de los Salazar. Sos creó una filial para realizar su emisión de preferentes a finales de 2006. Ascendió a 300 millones de euros con un tipo de interés del 7,5%.