Bolsa de Nueva York

Bernanke y los datos 'macro' se alían para sostener las ganancias en Wall Street

Un año después de la quiebra de Lehman Brothers, mercados e inversores volvieron a sonreír en el parqué neoyorquino. Las optimistas palabras de Bernanke se unieron a unos datos 'macro' mejores de lo esperado para consolidar los avances por segunda jornada consecutiva. Al cierre, el Dow Jones sumó un 0,59%.

Las ganas de comprar no abandonan a los operarios de Wall Street, que continúan esperanzados en una pronta recuperación económica. Señales no les faltan. Las alentadoras referencias macroeconómicas conocidas hoy y las palabras de Bernanke fueron argumentos suficientes para sostener los avances. Al cierre, el Dow Jones se anotó un 0,59%, en tanto que los avances de Nasdaq y S&P500 fueron del 0,52% y 0,31% respectivamente.

La remontada se consolidó pasada la media sesión, en una jornada marcada por una fuerte volatilidad y en la que datos publicados no animaban las compras en el parqué tras el toque de campana. Y eso, que fueron mucho mejores de lo esperado. Sin embargo, las ganas de recoger beneficios tras las ganancias de ayer, pudieron más que cualquier cifra macro por positiva que fuese.

En concreto, el mercado conoció que las ventas minoristas de Estados Unidos experimentaron en el mes de agosto su mayor crecimiento de los tres últimos años. Los incentivos a las compras de coches llevados a cabo por el Gobierno de Obama han impulsado las ventas al por menor en Estados Unidos un 2,7% en agosto, superando así las expectativas de los analistas que estimaban su avance en el 2,3%.

También se hizo público el índice manufacturero Empire State de Nueva York, que aumentó en septiembre hasta los 18,9 puntos, desde los 12,1 de agosto, su nivel más elevado desde finales del año 2007. Por otro lado, los precios de producción de Estados Unidos aumentaron un 1,7% en el mes de agosto, un 0,2% superior a lo esperado, debido al mayor aumento del precio de la energía desde noviembre de 2007.

Al filo del ecuador de la negociación, el presidente de la Reserva Federal insuflaba una nueva dosis optimismo en un mercado que aún guardaba prudencia y que coqueteaba con el rojo y el verde a la espera de un empujón que les hiciese incrementar su confianza y lanzarse a las compras. æpermil;ste llegó de la mano de Bernanke quien aseguró hoy que es "muy probable" que la recesión haya acabado ya en Estados Unidos, aunque alertó de que el repunte será lento. En su discurso, el jefe de la Fed pidió acciones "urgentes" para subsanar las debilidades "estructurales" del marco regulador, de forma que no se repita una crisis como la actual. En ese sentido, también se manifestó "bastante optimista" de que en esta legislatura se aprobará una reforma de las normas financieras.

Citi, protagonista

En el ámbito empresarial Citigroup acaparó la atención de los inversores después de que su presidente, Richard Parsons, haya asegurado que la entidad podrá devolver los fondos TARP y que los contribuyentes recibirán beneficios procedentes del préstamo. Además, la entidad financiera estadounidense informó que está barajando la posibilidad de realizar una ampliación de capital multimillonaria y que busca inversores para reducir la participación del Estado en su capital, que asciende al 34%. Al cierre, sus títulos se depreciaban un 8,19%.

El fabricante de aluminio Alcoa, con una ganancia del 8,19%, lideró la treintena de valores que cotizan en el Dow Jones. También se negociaron al alza Caterpillar (+5,86%), General Electric (+4,36%), la química Dupont (+2,79%) y Boeing (+2,36%).

En el lado de las pérdidas, la peor parte se la llevaron los títulos de la farmacéutica Pfizer, que retrocedieron al cierre un 0,98%, y los de las financieras JP Morgan (-0,89%) y Bank of America (-0,88%).

El crudo de Texas subió un 3% impulsado por las buenas noticias macroeconómicas difundidas en Estados Unidos y su cotización alcanzó los 70,93 dólares por barril.