Materias primas

La OPEP revisa ligeramente al alza su pronóstico sobre la demanda de crudo

La OPEP revisó hoy muy ligeramente al alza su anterior pronóstico sobre la demanda mundial de crudo al calcularlo en 84,05 millones de barriles diarios (mbd) para este año, una contracción anual del 1,83%, y en 84,56 mbd para 2010.

Sin embargo, la cautelosa corrección es tan moderada que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) considera, en su informe mensual divulgado hoy, que las previsiones quedan prácticamente al mismo nivel que las publicadas hace un mes.

Pero es la primera vez desde en más de un año que la organización presenta una mejora de estas estimaciones: la revisión del retroceso del consumo en 2009 es tan sólo de 0,10 puntos porcentuales y de 0,01 puntos porcentuales la corrección del crecimiento de 2010.

Además, hay una fuerte corrección de las cifras correspondientes a los países industrializados de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde se espera un retroceso de 0,9 mbd, la mitad de la contracción vaticinada hace un mes, gracias sobre todo a la expectativa de una mejora en el consumo energético de Estados Unidos.

Así, tras dos años de decrecimiento debido a la crisis financiera y económica, la OPEP cuenta con que en 2010 la demanda vuelva a aumentar, si bien de forma moderada, tan sólo en 0,5 mbd -un 0,6%- más que en 2009. Este crecimiento estará claramente liderado por China, con 0,3 mbd, seguido de Oriente Medio y la India.

Países como Argentina y Brasil registraron ya en junio pasado una vuelta al crecimiento del consumo energético, a diferencia de los países industrializados, donde persiste la retracción de la demanda.

Los ajustes se deben principalmente a "una mejora en las cifras del crecimiento mundial para el segundo trimestre, sostenida por los estímulos fiscales y monetarios", con Francia y Alemania retornando al crecimiento en el citado período, mientras que el crecimiento de China en 2009 se pronostica en un 7,5%.

La grave crisis económico-financiera provocó que el índice de crecimiento de la primera mitad de este año se situara en el nivel más bajo desde principios de la década de 1980, llegando a los 83,17 mbd en el segundo trimestre.

Frente a los recortes de suministros que aplicaron los países de la OPEP este año para evitar el desplome de los precios, la mayoría los productores ajenos a la organización incrementaron su bombeo.

Esta situación de baja demanda y amplia oferta ha propiciado un aumento de las reservas almacenadas de crudo y derivados en las principales naciones consumidoras.

En agosto, esas existencias superaron en 128 millones de barriles el volumen medio de los últimos cinco años. Además de los inventarios tradicionales, en buques se han almacenado más de 115 mbd de crudo y productos petrolíferos.

"Un invierno frío no sería suficiente para quitar la acumulación masiva en los inventarios de destilados (que incluyen gasóleo para calefacción), especialmente cuando una parte de su demanda podrá ser cubierta por el económico gas natural", resaltan la OPEP.

Sus expertos advierten del riesgo existente de un nuevo aumento de las reservas comerciales en los países de la OCDE, "que actualmente están justo por debajo del máximo nivel alcanzado en el tercer trimestre de 1998", cuando el precio del petróleo inició un desplome que lo llevó a menos de 10 dólares/barril en 1999. Sin embargo, las cotizaciones del 'oro negro' se fortalecieron de forma "significante" el pasado mes.

Una "mejora de las señales económicas" y un descenso de los inventarios en EE UU fueron los principales factores detrás del encarecimiento del crudo de la OPEP hasta promediar los 71,35 dólares, un 6,76% más que en julio, antes de moderarse en septiembre, recuerda el informe. La cotización diaria de ese barril fue ayer de 66,47 dólares.