Indicador económico

El IPC francés subió un 0,5% en agosto y sitúa la tasa interanual en el -0,2%

La inflación aumentó en Francia un 0,5% en agosto respecto al mes precedente a causa del efecto del fin de las rebajas, pero el índice de precios interanual se mantuvo en valores negativos (-0,2%) por cuarto mes consecutivo.

El Instituto Nacional de Estadística (INSEE) que anunció hoy estas cifras en un comunicado explicó que el incremento de agosto tuvo que ver sobre todo por el incremento del vestido y el calzado (8% mensual) al término de las rebajas de verano. También tuvo un efecto inflacionista el encarecimiento de la energía (1,9%) a causa en particular de los productos petrolíferos (2,9%).

El comportamiento de los alimentos fue paradójico, con un bajón del 7,5% de los productos frescos a causa del hundimiento de la fruta (10,9%) y de las verduras y hortalizas (8,5%), al tiempo que el resto de los alimentos subieron un 0,2%.

En los productos manufacturados, igualmente, frente al ascenso del vestido y el calzado hubo descensos por ejemplo en los automóviles nuevos (0,5%) debido a nuevas promociones para estimular el consumo.

Los servicios tuvieron un comportamiento muy moderado, con una subida limitada al 0,1% en agosto pese a la caída del 0,4% de los sanitarios, compensado ampliamente por el alza de los alquileres (0,2%) pero también de los albergues de vacaciones (10%) o de los viajes turísticos (5,8%) y del transporte aéreo (0,4%).

Entre agosto del pasado año y el mismo mes de este año, el retroceso del 0,2% de los precios tiene que ver esencialmente con la bajada de los productos petroleros (20,8%) tras los picos alcanzados en el verano de 2008. También se redujeron durante esos doce meses los alimentos (0,7%) por los productos frescos (9,6%) y los productos sanitarios (1,7%).

Por el contrario, la evolución interanual fue marcadamente positiva en los servicios (2,2%) debido en particular a los alquileres (3,1%), a los transportes y comunicaciones (1,8%), así como al apartado "otros servicios" (2,3%). Los productos manufacturados aumentaron un 0,5% en conjunto, y eso pese a que el calzado y el vestido se encarecieron un 3,6%.