Mercados

Las grandes fortunas hacen caja con la última subida de la Bolsa

Los grandes inversores, entre los que figuran Alicia Koplowitz, Ram Bhavnani o los Del Pino, han reducido el peso de la Bolsa española en sus Sicav durante el segundo trimestre, cuando el Ibex subió un 25,24%. A finales de junio, su inversión en renta variable era de 163,4 millones, un 20% menos que en marzo.

No todos los inversores confían en que la Bolsa española mantenga la senda alcista que inició a mediados de marzo. Y entre los que han preferido hacer caja están la mayoría de las grandes fortunas. Vendieron una parte de sus posiciones en plena subida del Ibex, que vivió una gran recuperación en el segundo trimestre.

Salvando casos concretos, la estrategia de hacer caja después de que la Bolsa tocara los mínimos no ha sido la más brillante. Así, la mayoría de las sociedades de capital variable (Sicav) de los grandes inversores se ha perdido una parte importante del último tramo de subida. El selectivo español suma un 17% desde finales de junio y, de hecho, la semana pasada alcanzó un máximo anual al cerrar en 11.462 puntos.

En términos agregados, la inversión en renta variable de las 20 Sicav analizadas se redujo un 20% a finales de junio respecto al 31 de marzo, hasta los 163,4 millones de euros. Esta cantidad incluye también la revalorización de las acciones en cartera, de forma que las ventas efectivas fueron previsiblemente superiores a ese porcentaje.

Alicia Koplowitz, Ram Bhavnani, los Del Pino y Juan Abelló optaron por rebajar el riesgo

Alicia Koplowitz, a través de su principal Sicav, Morinvest, fue la que más redujo sus posiciones en la Bolsa. Su apuesta en renta variable descendió un 89,8%, hasta 6,2 millones de euros, debido en gran parte a la venta de su participación en Fenosa. No obstante, realizó compras en Acciona (con acciones valoradas a cierre de junio en 788.000 euros) y Telefónica (725.000).

La familia Del Pino redujo un 12,2% el peso de la Bolsa en las Sicav en las que participa, hasta 41,4 millones de euros. Keeper fue la sociedad que más vendió en el periodo, pues su patrimonio en acciones españolas pasó de 22 a 13,7 millones de euros. En este caso, la mayor desinversión que llevó a cabo fue en Bankinter, al deshacerse de acciones valoradas en 11,4 millones de euros. Igualmente, Juan Abelló situó la inversión en renta variable de Arbarín, su principal Sicav, en 15,5 millones, ligeramente inferior a los 15,7 millones correspondientes al cierre de marzo.

También Ram Bhavnani tomó una decisión en la misma línea. Redujo el patrimonio destinado a renta variable de cuatro de sus cinco Sicav. De hecho, sólo en Bombay Investment aumentó (de 996.000 euros a 1,1 millones) y, en cualquier caso, el incremento fue inferior a la subida experimentada por la Bolsa en el periodo.

Pese a que la tendencia fue a salir de la renta variable, también hubo algunas excepciones significativas entre los grandes inversores.

Así, el patrimonio en acciones españolas de la principal Sicav de Amancio Ortega, Keblar, aumentó un 55,5%, hasta los 55,07 millones de euros. No realizó compras importantes, pues el incremento se debió a la revalorización en el periodo de BBVA y Santander, sus dos mayores apuestas. Igualmente, las Sicav de Rosalía Mera, Manuel Jove y la familia Sanahuja, aunque tampoco compraron, sí mantuvieron sus posiciones en la Bolsa española.

La liquidez y la renta fija ganan peso

Al tiempo que salían de la Bolsa española, la mayoría de las Sicav de las grandes fortunas decidió suavizar el riesgo con inversiones más seguras que la renta variable.

La principal sociedad de inversión de Alicia Koplowitz, Morinvest, por ejemplo, ha ido aumentando el peso de la renta fija. Así, el patrimonio invertido en deuda emitida por empresas o entidades financieras españolas se situó en 95,2 millones de euros, frente a los 21,5 de finales de finales del mes de marzo. Si bien, el aumento global en activos seguros (incluyendo también la renta fija extranjera y los depósitos) fue más leve, del 10,9%, hasta alcanzar los 254,2 millones de euros. Además, Morinvest elevó la liquidez un 538%, hasta los 27,2 millones de euros.

Keblar, la Sicav de mayor tamaño de Amancio Ortega, también decidió aumentar en el segundo trimestre su dinero disponible desde los 11,4 hasta los 44,4 millones de euros, aunque lo hizo a costa de reducir el peso de la renta fija española, desde los 194,3 hasta los 159,1 millones de euros.

Por su parte, Ram Bhavnani decidió multiplicar por 13 la liquidez de su principal Sicav, Laxmi Inversiones, hasta los 4,41 millones de euros. Además, elevó levemente el peso de la renta fija nacional, desde los 45 hasta los 48,6 millones de euros.

Arbarín, de Juan Abelló, elevó un 47,5% el patrimonio en deuda nacional, hasta los 35,4 millones de euros, si bien mantuvo estable sus niveles de liquidez.

Por su parte, ni Doniños, de Manuel Jove, ni Allocation, de la familia Del Pino, realizaron movimientos significativos en cuanto a inversión en deuda o respecto a dinero en liquidez en el segundo trimestre.

La cifra

1,51% es el porcentaje que destinaba a la renta variable española la Sicav de Alicia Koplowitz a cierre de junio respecto a su patrimonio total (408,67 millones de euros).