Finanzas

Los bajos tipos de interés reavivan la venta de carteras de impagados

La compraventa de carteras de créditos impagados se revitaliza tras varios trimestres de letargo. Los bajos tipos de interés han favorecido que los inversores extranjeros vuelvan a adquirir préstamos en mora de entidades españolas. Desde junio se han cruzado tres operaciones por un total de 100 millones de euros.

España vuelve a despertar el interés de grupos inversores extranjeros especializados en la compra de activos con problemas. Uno de los bocados más apetecibles son las carteras de deuda impagada, que cada vez son más abultadas entre las entidades financieras españolas.

Aunque a finales de 2007 y en la primera mitad de 2008 se realizaron varias transacciones, lo cierto es que este mercado se había congelado. El rápido deterioro de la economía española provocó que fuera difícil establecer cuál era el precio justo para esas carteras. A medida que la situación empeoraba, los potenciales compradores exigían descuentos cada vez mayores (pueden superar el 95% del valor en libro de los préstamos, en función de su tipología y su antigüedad), y los vendedores no estaban dispuestos a vender tan barato.

Cambio de tendencia

Varios grupos inversores extranjeros han entrado en España en busca de gangas

Paradójicamente, la confirmación de las perspectivas más pesimistas sobre la economía española han contribuido a la revitalización de estas operaciones. Al conocerse un escenario más estable, el encuentro de oferta y demanda es más sencillo. Además, los tipos de interés en mínimos históricos también han contribuido.

"Como las compras se hacen con apalancamiento, las líneas de financiación se vuelven más baratas. Además, con los tipos bajos las perspectivas de recobro de las cartera mejora, porque habrá más familias con capacidad para devolver la deuda", explica Rafael Gonzalo, director general del grupo británico Link Finanzas.

De la misma opinión son en la firma integral de recobro Oriola Abogados -que gestionan 4.000 millones de euros de carteras morosas-. "Las ventas de carteras deudoras han iniciado un periodo de movimiento que aumentará en los próximos meses debido a que los intereses están bajos", explican desde el despacho.

Desde junio se han realizado, al menos, tres transacciones con préstamos fallidos. Una de ellas fue la venta, por parte de Bankinter, de una cartera de créditos al consumo, según dos personas conocedoras de la operación. Además, se han dado otras dos compraventas de carteras de préstamos al consumo, por importes de entre 25 y 50 millones de euros.

Otra vertiente del renacer de este mercado es la entrada de nuevos inversores. De acuerdo con las fuentes consultadas, una de las operaciones de los últimos meses la ha realizado un fondo nuevo y, desde entonces, han entrado dos operadores más. Uno de ellos es una aseguradora estadounidense.

Primas por objetivos para animar el mercado

Otro de los factores que está contribuyendo a revitalizar la compraventa de carteras de créditos impagados es el diseño de contratos que recogen primas por objetivos. "La incertidumbre del último año provocaba que los inversores fueran muy cautos a la hora de adquirir una cartera, porque realmente no podían saber cuántos préstamos iban a recuperar", comenta Íñigo Mato, director de venta de activos de la consultora TDX Indigo.

Para atenuar esa incertidumbre, los nuevos contratos incluyen cláusulas para que el inversor pague una prima al vendedor, en caso de que los niveles de recuperación de fallidos alcancen un cierto nivel. El mecanismo es el mismo que el que se utiliza en los fichajes de jugadores de fútbol, en los que parte del precio del traspaso depende de rendimiento del futbolista.

Entre los vendedores de carteras predominan las financieras extranjeras (Barclaycard, MBNA, Citi Financial). "Son entidades que tienen muy interiorizado el modelo de negocio de la compraventa de deuda", explica Rafael Gonzalo, de Link Finanzas.