Reunión

Zapatero y Medvédev acuerdan impulsar el acuerdo energético hispano-ruso

El jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, acordaron hoy profundizar en el acuerdo energético suscrito en marzo, que buscaba garantizar el abastecimiento de petróleo y gas a España y facilitar los intercambios accionariales entre empresas.

Zapatero y Medvédev se reunieron hoy en la localidad rusa de Yaroslavl, donde se celebró la conferencia internacional "El estado moderno y la seguridad global", y constataron la buena marcha de las relaciones bilaterales, según fuentes de la delegación española.

No se habló en este encuentro de la decisión de General Motors de vender Opel al fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna, en consorcio con el banco estatal ruso Sberbank, que podría derivar en el recorte de 1.642 puestos de trabajo en la planta de Figueruelas (Zaragoza).

El único acuerdo tangible de la reunión fue que 2011 será declarado el año de Rusia en España y el de España en Rusia, pero las fuentes destacaron el compromiso de los dos gobiernos de impulsar el acuerdo energético que se firmó cuando Medvédev visitó Madrid en marzo.

El presidente ruso, que calificó de "excelentes" las relaciones con España, elogió la cooperación en los ámbitos de la energía, el turismo y la industria y apostó por realizar proyectos comunes a gran escala.

Al margen de los lazos bilaterales, abordaron el futuro de las relaciones entre la UE y Rusia y la cumbre que se celebrará en primavera, bajo Presidencia española de la Unión Europea.

Para Zapatero, según apuntaron las fuentes del Ejecutivo español, el objetivo debe ser acercar a Rusia a la órbita europea y no enfrentarse a ella y, con ese propósito, trabajará para cerrar el nuevo acuerdo de cooperación.

Analizaron también la próxima cumbre del G-20, que se celebrará a finales de mes en Pittsburg (EEUU) y en la que ambos participarán.

El presidente ruso confió en que la cita no se quede en conversaciones, sino que se adopten acciones concretas, mientras que Zapatero abogó por trasladar los acuerdos ya alcanzados en las cumbres de Washington y Londres a una agenda que clarifique las reformas necesarias para trabajar en ellas.

Zapatero aprovechó la ocasión para trasladar a Medvédev el saludo del Rey Juan Carlos.