Inmobiliaria

Nozar se declara en concurso tras cerrar sin acuerdo cuatro meses de negociación con la banca

La inmobiliaria Nozar presentó hoy la solicitud de concurso voluntario de acreedores ante el juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, tras cerrar sin acuerdo cuatro meses de negociación con sus bancos y acreedores para intentar reestructurar su deuda de 700 millones de euros, informaron fuentes de la empresa.

Nozar negocia con sus acreedores para allanar su entrada en concurso
Nozar negocia con sus acreedores para allanar su entrada en concurso

Hoy acababa el plazo que tenía Nozar para lograr que la banca se comprometiera a refinanciar los 700 millones de euros, así como a aportar otros 70 millones adicionales para el capital circulante de la inmobiliaria.

Las entidades financieras que negociaron con Nozar la refinanciación de su deuda exigían que la inmobiliaria aportase garantías adicionales para lograr a cambio el apoyo a su plan de viabilidad, lo que le hubiese evitado declararse en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos).

Según informaron fuentes financieras, la compañía había conseguido 55 de los 70 millones de euros que necesitaba, mientras que, a pesar de se había alcanzado un "preacuerdo" para apoyar su plan de refinanciación, la banca no ha podido cerrarlo al no poder aportar Nozar las "garantías necesarias", es decir, avales y activos, como terrenos y promociones.

Además, según las mismas fuentes la mayor parte de la deuda son deudas de Nozar con Hacienda y con un número elevado de acreedores que no son bancos, lo que junto a la petición de que "la refinanciación tenga una quita de hasta el 50 por ciento" impidió la operación.

Aunque los bancos acreedores vieron esta semana como las negociaciones estaban ultimándose y se llegaba a un acuerdo para firmar el plan y prestar 70 millones, que en gran parte acabarían destinándose a los intereses de la refinanciación de la deuda, la exigencia de avales que respalden la operación frenó su culminación.

Muchos de los activos que podría esgrimir Nozar como avales están pignorados o hipotecados en otras operaciones, por lo que no han servido para respaldar la refinanciación y han sido argumentados por las entidades más reticentes al plan para forzar el concurso.

Las entidades financieras que negociaron con Nozar (BBVA, Caja Madrid, Barclays, Eurohypo, Popular, La Caixa, Banco Pastor, Banco Sabadell y Caixa Galicia, entre otras) han intentado hasta el último día llegar a un acuerdo que finalmente no se ha alcanzado.

Nozar ha contado con cuatro meses para sacar adelante un plan de viabilidad, después de que el pasado 12 de mayo comunicara al Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid su intención de presentar una propuesta anticipada de convenio.

La compañía se acogió así a una de las novedades de la reforma de la Ley Concursal, que permite a empresas con dificultades para cumplir con sus pagos puedan comunicar a los juzgados mercantiles su intención de negociar un convenio anticipado sin necesidad de declararse insolvente.

Nozar ha contado con un plazo de cuatro meses para conseguir las adhesiones necesarias para la admisión a trámite del convenio, es decir, el apoyo de los acreedores que representen más del 20% de las deudas.

Así, Nozar se suma a la lista de declaraciones de insolvencia en el sector del ladrillo, en la que ya figuran Martinsa Fadesa, Habitat, Aifos, Tremón, DHO, y Llanera.