Declaraciones

Montilla llama a resistir la crisis y alerta que nada parará el autogobierno

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha llamado hoy a los catalanes a resistir ante la crisis, con sacrificio y solidaridad, admitiendo incluso que "hay riesgo de que el clima social se resienta", y ha subrayado: "nada impedirá que convirtamos en hechos nuestra voluntad de autogobierno".

En una breve alocución con motivo de la Diada Nacional de Cataluña emitida a través de los medios de comunicación de la Generalitat, Montilla ha puesto la crisis económica como "la primera exigencia del horizonte nacional de Cataluña", en un discurso en el que tampoco se ha olvidado de los recursos pendientes en el Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía.

"El último ha sido un año difícil para muchas familias, para muchos trabajadores y trabajadoras, asalariados o autónomos, para muchas empresas. Para el conjunto de Cataluña ", ha constatado Montilla, que cree, no obstante, que "saldremos adelante (...) demostrando una vez más nuestras principales cualidades individuales y colectivas, combinando fuerza y sacrificio, con exigencia y rigor a la vez".

El presidente ha recordado que "Cataluña es un país milenario que, a lo largo de los siglos, ha tenido que hacer frente a situaciones difíciles" y, en este sentido, ha afirmado que "los catalanes siempre hemos sabido mirar y salir adelante".

Montilla ha dedicado una breve referencia, sin citarlos, a los recursos sobre el Estatuto de Autonomía al final de un discurso institucional de tres folios.

"Nada impedirá -ha afirmado- que convirtamos en hechos nuestra voluntad de autogobierno", aunque "el cumplimiento íntegro del Estatuto topará con resistencias e incomprensiones".

"Como presidente de todos los catalanes estaré, como ahora, delante de la respuesta institucional que sea necesaria dar a los retos que se nos planteen, contando con todos ustedes, asumiendo el liderazgo de la respuesta catalana", porque "cada día tengo nuevas razones para afianzar mi confianza en la capacidad de la sociedad catalana para hacer frente a la adversidad ", ha concluido.