Deuda

Pastor coloca 1.000 millones en cédulas hipotecarias a cuatro años y medio

El Banco Pastor colocó hoy una emisión de cédulas hipotecarias con vencimiento en 2014 por importe de 1.000 millones de euros, lo que supone la primera operación de este tipo de la entidad presidida por José María Arias en casi dos años.

Según explicó la directora financiera de la entidad, Gloria Hernández, la operación se ha llevado a cabo para aprovechar la oportunidad que había en el mercado, para reducir las necesidades de financiación en el mercado internacional y para ampliar la liquidez.

De hecho, señaló, con esta operación el Pastor tiene cubiertos todos sus vencimientos de deuda institucionales hasta 2012.

La emisión se colocó al "mid swap" (referencia que se utiliza para fijar los costes de las emisiones de deuda a cupón o interés fijo) más 73 puntos básicos.

La demanda fue superior a la finalmente colocada, ya que se solicitaron 1.500 millones de euros. La operación se colocó principalmente entre inversores europeos de España, Reino Unido y Alemania, aunque también contó con presencia asiática y estadounidense.

Los bancos colocadores de la operación fueron Banco Pastor, Nomura, Deutsche Banks y Barclays. Las cédulas del Pastor tienen la máxima calificación crediticia de la agencia de calificación de riesgos Moody's.

El estallido de la crisis crediticia paralizó las emisiones de titulizaciones, incluidas las de cédulas hipotecarias -títulos garantizados por los créditos hipotecarios concedidos por la entidad emisora- a las que tanto habían recurrido las entidades españolas para seguir aumentando la creciente cartera de créditos hipotecarios derivada del "boom" inmobiliario.

Tras este parón, entre abril y junio de 2008 las entidades españolas lograron colocar en cédulas unos 10.000 millones de euros, pero luego este goteo de emisiones cesó de nuevo, hasta que el pasado mayo el Santander volvió a abrir el mercado con una emisión de 1.500 millones de euros, a las que poco a poco van siguiéndole otras.

La decisión del Banco Central Europeo (BCE) de comprar cédulas hipotecarias emitidas en la zona del euro por valor de 60.000 millones de euros ha impulsado la recuperación de este tipo de instrumento.