Insolvencias

La banca, a la espera de que Nozar aporte más garantías para apoyar su plan

Las entidades financieras que negocian con Nozar la refinanciación de su deuda continúan a la espera de que la inmobiliaria aporte garantías adicionales para lograr a cambio el apoyo a su plan de viabilidad, lo que le evitaría declararse en concurso de acreedores.

Mañana vence el plazo que tiene Nozar para lograr que la banca se comprometa a refinanciar los 700 millones de euros de deuda que tiene, así como a aportar otros 70 millones adicionales para el capital circulante de la inmobiliaria.

No obstante, por el momento la compañía sólo ha conseguido 55 de los 70 millones de euros que necesita, al tiempo que tampoco tiene cerrada la refinanciación de su deuda, debido a que las entidades financieras le piden a cambio una serie de garantías necesarias, es decir, avales y activos, como terrenos y promociones.

A pesar de que los bancos acreedores vieron esta semana como las negociaciones estaban prácticamente cerradas y se llegaba a un acuerdo para firmar el plan de viabilidad y prestar 70 millones adicionales, que en gran parte acabarían destinándose a los intereses de la refinanciación de la deuda, la exigencia de avales que respalden la operación está frenando su culminación.

Fuentes financieras explicaron a Efe que el problema al que se enfrenta Nozar para que se firme el acuerdo definitivo es que muchos de los activos que podría esgrimir como avales están pignorados o hipotecados en otras operaciones.

Las entidades financieras que negocian con Nozar (BBVA, Caja Madrid, Barclays, Eurohypo, Popular, La Caixa, Banco Pastor, Banco Sabadell y Caixa Galicia, entre otras) podrían de esta forma dar marcha atrás al compromiso que adquirieron hace dos días y no llegar a firmar el acuerdo de refinanciación.

Nozar ha contado con cuatro meses para sacar adelante un plan de viabilidad, después de que el pasado 12 de mayo comunicó al Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid su intención de presentar una propuesta anticipada de convenio.

La compañía se acogió así a una de las novedades de la reforma de la Ley Concursal, que permite a empresas con dificultades para cumplir con sus pagos puedan comunicar a los juzgados mercantiles su intención de negociar un convenio anticipado sin necesidad de declararse insolvente.

Nozar ha contado con un plazo de cuatro meses para conseguir las adhesiones necesarias para la admisión a trámite del convenio, es decir, el apoyo de los acreedores que representen más del 20 por ciento de las deudas.

En caso de no firmarse el acuerdo definitivo, la inmobiliaria deberá solicitar automáticamente el concurso de acreedores en un plazo de un mes.