Autosuficiente

Ponga su vivienda en la cima de la montaña

Cofitor presenta la primera casa que se autoabastece de luz y agua.

Iregua es el río que pasa junto al pequeño pueblo riojano de Albelda. Iregua es también el primer modelo español de casa móvil independiente. Tan autosuficiente que gestiona la electricidad con placas solares y aerogeneradores, usa biomasa forestal para la calefacción y depura el agua. Esta vivienda innovadora de estructura metálica suministra energía y agua a zonas aisladas donde no hay ni red eléctrica ni de saneamiento. La morada de la firma albeldense Cofitor se puede montar en cualquier sitio alejado de la civilización, fuera de núcleos urbanos. Distribuidores catalanes, vascos y navarros ya han pedido presupuesto de la primera casa que se autogobierna.

Dispone de un sistema de placas solares fotovoltaica, usa turbinas minieólicas y emplea un generador de apoyo que salta automáticamente si se va la luz. Incorpora una caldera de pellets (material forestal orgánico) para la calefacción. Combina la energía solar térmica y la estufa de biomasa para el agua caliente. Cuenta con un pozo para almacenar el agua de la lluvia y una depuradora para las aguas residuales. Esta residencia se autoabastece. æpermil;se es su valor añadido. "Es una casa que no tiene límites porque se puede poner donde antes era imposible", asegura el gerente de Cofitor, Pablo González.

En el kilómetro 9 de la carretera que une Albelda con Soria, junto a la fábrica que tiene Cofitor en el polígono El Juncal, hay una planta baja con chimenea pintada en azul y blanco. Un modelo estándar prefabricado que se ha construido en cuatro meses. Es la única vivienda autónoma que hay en España. "Una casa tradicional necesita un año", compara González. Una tercera parte del tiempo normal para montar un espacio cuyo metro cuadrado vale 950 euros. De media, una casa así cuesta entre 61.000 y 64.000 euros. Lo mínimo son 50 metros cuadrados y lo máximo... "No hay máximo", advierte el promotor de la iniciativa.

Con el apoyo de la empresa Aema, que aporta los sistemas de tratamiento de agua y energía, Cofitor recibió en 2007 una subvención del Gobierno de La Rioja para este pionero proyecto de I+D+i. Existen modelos similares en Finlandia y Suecia. "Pero en España estamos mejor posicionados para montar esta casa móvil en cualquier emplazamiento", advierte Miguel de Valenzuela, portavoz de Aema. En Red Eléctrica confirman que las zonas rurales son las que más problemas tienen con el abastecimiento, pero no desvelan qué zonas del mapa carecen de luz y agua.

La vivienda permite adaptarse al medio urbano. Pero ya no sale barato porque es un entorno en el que hay red eléctrica y sistema de saneamiento. "No compensa porque es una casa concebida para el campo", apunta de Valenzuela. Cada proyecto es distinto según la comunidad autónoma del cliente. "La casa puede tener más o menos placas y potencia en los molinos o carecer de caldera de pellets si se monta en el sur de España; es un puzle que hay que armar a medida", agrega. De momento, un distribuidor ya ha pedido presupuesto para 40 viviendas autónomas y otro para 10. Cofitor ofrece casas a la carta, según materiales, dimensiones y revestimientos. Su diseño interior no se restringe tampoco al modelo Iregua.

Según datos del Instituto para la Diversificación Energética (Idae), una pequeña instalación fotovoltaica está amortizada en 10 años. Los aerogeneradores de pequeña potencia también pueden ser muy rentables. En la sección de minieólica de la Asociación de Productores de Energías Renovables (Appa) aseguran que la capacidad de una turbina de baja potencia es muy alta en un entorno alejado de la red eléctrica. Su portavoz, Javier Forte, mantiene que un equipo de 5 kW puede producir 12 kW de energía. La vivienda se puede instalar "en lo alto de Sierra Cebollera", ejemplifica de Valenzuela refiriéndose al único parque natural protegido de La Rioja, que alcanza cotas de 2.100 metros. "Como decimos por aquí, es una casilla de campo", define.

La casa incorpora placas solares y una depuradora

Placas fotovoltaicas. La casa autónoma tiene un sistema híbrido de placas solares y aerogeneradores. También dispone de un generador de apoyo por si se salta la luz.

Depuradora. Un aparato depura el agua de la lluvia y las aguas residuales para el riego del terreno de la vivienda.

Chimenea. La clásica chimenea va incorporada. También lleva una estufa alimentada por biomasa.