Automoción

Figueruelas reincorpora a 160 trabajadores del primer ERE

La mayor demanda de la furgoneta Combo y la reabsorción de trabajo externalizado permite mantener la actividad.

La planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza) ha recuperado a 160 trabajadores de los 600 afectados por el primer expediente de regulación de empleo (ERE), que concluye el próximo octubre. Esta reincorporación ha sido motivada, básicamente, por el repunte de la demanda de la furgoneta Combo, que ha mejorado en cerca de 3.000 unidades.

Este vehículo ligero fue trasladado desde la planta portuguesa de Azambuja, como complemento a la fabricación del Corsa y Meriva. Su buen comportamiento en el mercado ha aconsejado prorrogar su fabricación, al menos durante dos años. La mejora de la venta de coches en Francia y Alemania y, en menor medida, la de España (Figueruelas exporta más del 90% de su producción) y la reabsorción de actividades externalizadas está permitiendo a la planta mantener una media de fabricación en torno a los 1.800 vehículos diarios. Fuentes del sector apuntan sin embargo que la evolución del mercado es una incógnita, dado que está condicionada por las ayudas temporales a la compra.

El representante español en el Comité restringido Europeo de General Motors, Pedro Bona, subrayó ayer a CincoDías que "por su nivel tecnológico, volumen de producción y diversificación de modelos, Figueruelas es la planta mejor preparada para aprovechar cualquier repunte de la demanda". Por ello, insistió en que "se apliquen criterios objetivos" para la venta de Opel, porque "si se actúa racionalmente y no en función de intereses políticos, la planta tiene que salir beneficiada".

Mientras tanto, General Motors y el gobierno alemán tratan de acercar posiciones para la venta de la filial europea, aunque, de momento, siguen muy distantes. La última oferta mejorada de Magna y su socio ruso Sberbank no ha convencido a la multinacional estadounidense, mientras que las modificaciones introducidas por la belga RHJ tampoco han sido suficientes para evitar el rechazo del Gobierno y los sindicatos alemanes.

Las ayudas de los Gobiernos europeos donde se ubican las plantas de Opel parece estarán estrechamente relacionadas con el futuro que se asigne a las fábricas. Todas las opciones están abiertas, incluso la cancelación de la venta.

Sobre la posibilidad, apuntada por el diario The Wall Street Journal, de que los gobiernos de España, Reino Unido y Polonia aporten conjuntamente alrededor de 1.000 millones de euros para la reestructuración de Opel, el consejero de Economía del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, no quiso ayer confirmar las informaciones y se limitó a señalar que es "una noticia, lo que no quiere decir que esté contrastada", según informa Europa Press.