Estaciones de esquí

Nozar cierra los hoteles de la estación de Boí Taüll hasta diciembre

La estación de esquí leridana de Boí Taüll, propiedad en un 98% de la inmobiliaria Nozar, ha optado por cerrar hasta diciembre sus seis hoteles ante la caída de la ocupación y los problemas financieros que atraviesa la inmobiliaria. El grupo ha optado por reducir la temporada y cerrar durante los meses menos rentables. Así, la estación permanecerá abierta cuatro meses en invierno, coincidiendo con la temporada de nieve, y dos en verano.

La dirección del complejo ha planteado a sus 77 trabajadores mantener una pequeña estructura de 30 personas y convertir en fijos discontinuos al resto del personal. La dirección y el comité de empresa ya pactaron hace un mes un expediente de regulación de empleo (ERE) para 15 trabajadores, con una indemnización de 35 días por año trabajado. La estación de Boí Taüll, impulsada por Bankpyme a principios de los 90, tuvo hasta el 2004 como uno de sus mayores accionistas a Agrupació Mútua. Ese año entró Nozar en el accionariado del complejo y decidió revitalizarlo.

Nozar, que está planteando a a sus acreedores una propuesta de convenio anticipado para evitar el concurso de acreedores, ha utilizado el complejo de ocio del Pirineo leridano como garantía de pago de una deuda de 147 millones de euros contraída con Colonial.