Infraestructuras

ACS y FCC pujarán por la obra de 2.600 millones del puente escocés de Forth

ACS irá a la pelea por una de las mayores obras civiles que va a arrancar en Europa en los próximos años. Se trata de un puente sobre el fiordo escocés de Forth, cuyo presupuesto, incluido un corredor de transportes, está entre los 2.000 y 2.600 millones de euros. FCC ultima su decisión y Ferrovial ha descartado el proyecto tras meses de análisis.

Las mayores constructoras de medio mundo tienen un proyecto sobre lamesa, el del puente escocés Forth, y agotan los últimos días para tomar posiciones. El volumen de inversión, entre 1.700 y 2.300 millones de libras (de 1.930 millones a 2.610 millones de euros) a cargo del Departamento de Transportes de Escocia, es similar al de la emblemática obra de ampliación del Canal de Panamá adjudicada por Sacyr (2.250 millones de euros), lo que la convierte en una de las obrasmás deseadas del mundo.

La Administración quiere tener los cuestionarios de precalificación de las firmas interesadas en realizar la obra el 23 de septiembre y ofrecer a finales de noviembre la lista definitiva con las tres compañías que competirán por el contrato. Entonces será cuando se les entregue el pliego de condiciones y se abra la ronda de ofertas. La adjudicación se espera en torno a la primavera de 2011.

El puente sobre el fiordo Forth comunicará el norte y sur de la ciudad de Queensferry, a escasos kilómetros del aeropuerto de Edimburgo. Como toda actuación de calado, se ha convertido en un reto para el sector español de las infraestructuras. ACS tiene clara su participación y FCC da las últimas vueltas a la documentación para dar el paso. La primera de ellas podría estar presente a través de Dragados y de la participada Hochtief; mientras que en FCC ha sido la subsidiaria austriaca Alpine la que ha solicitado el formulario de precalificación.

FCC 10,72 -0,19%
ACS 26,85 -1,79%

Según fuentes cercanas al proceso, la que ha dado carpetazo al proyecto es Ferrovial, que había comunicado alDepartamento de Transportes el interés de dos de sus filiales, Ferrovial Agroman UK y Amey. En el caso de Sacyr, con monumentales proyectos en fase de inicio o en cartera, como la citada remodelación del Canal de Panamá o el puente sobre el Estrecho de Messina (Italia), ha recibido la invitación pero no ha movido ficha.

39 firmas interesadas

El listado de empresas con las que el Departamento de Transporte ha tenido contacto y que manejan ese formulario preliminar suma 39 constructoras e ingenierías. Entre ellas se encuentran gigantes europeos como la germana Bilfinger Berger, la francesa Bouygues, la austriaca Strabag, la constructora británica Costain, además de las ingeniería BabcockMarine y Scott Wilson.Entre las estadounidenses destaca Bechtel y desde Asia tratan de hacerse hueco conglomerados como Samsung o Itochu.

Por el momento la escocesa Forthspan ya ha asegurado su decisión de pujar por el proyecto. Y no se trata de un enemigo pequeño. Esta joint venture creada en 2007, con el puente de Forth como meta, está integrada por tres firmas británicas de renombre, las ingenieríasMorgan Est, BAM Nutall y la constructora Balfour Beatty, y el cuarto partícipe es el conglomerado galo Vinci

La primera intención de la Administración fue sustituir el actual puente Forth, aunque posteriormente se decidió mantener esa infraestructura y levantar uno alternativo. El calendario del proyecto prevé el arranque de las obras en 2011 y la apertura al tráfico en 2016.

Las estimaciones en el volumen económico de esta iniciativa también han variado a lo largo de los últimos meses, pasando de unos cálculos iniciales que llegaban a 4.200 millones de libras (4.475 millones) a un techo más modesto de 2.300 millones de libras.

Una obra sujeta al debate político

"El proyecto del puente Forth está aún en las primeras fases para la contratación del constructor, pero la administración quiere conocer con tiempo quién se ve capacitado para ejecutar la obra", cita una fuente del sector de la construcción.

La actuación central será la de levantar el puente de 2,7 kilómetros que va a atravesar el fiordo a escasos kilómetros de Edimburgo. Tendrá dos carriles en cada sentido y espacio dedicado para el transporte público. Con su aparición, se liberará a los dos puentes (el dedicado al tráfico de vehículos tiene una intensidad diaria de 70.000 usuarios) que cruzan Forth para que transiten por ellos taxis, autobuses ferrocarril, peatones y ciclistas.

En todo caso, se trata de una infraestructuras que descongestionará la puerta de salida hacia el norte de todo el área de Edimburgo.

Pero más allá del puente, la obra más ambiciosa planificada en Escocia también incluye las conexiones por carretera con unos 5,5 kilómetros de nuevas autopistas y actuaciones sobre la red ferroviaria.

A pesar de que la infraestructura parece contar con el visto bueno generalizado, aún debe pasar por el filtro político. A finales de este año está previsto el debate en el Parlamento escocés sobre el proyecto de ley que lanzará la actuación y su multimillonario presupuesto.