'Telecos'

Brasil levanta a Telefónica la prohibición de vender ADSL

La compañía seguirá vigilada durante este semestre para evitar que se vuelvan a repetir los problemas del servicio.

A las ocho de la mañana de ayer -hora de Brasil- se levantó la prohibición. Telefónica se ha rehabilitado ante las autoridades de las telecomunicaciones del país latinoamericano y puede volver a comercializar y a captar clientes de su servicio de acceso a internet a alta velocidad, el ADSL, que en Brasil se conoce con el nombre de Speedy.

Esta decisión pone fin a dos meses de trabajo, en los que Telefónica se ha centrado en mejorar la calidad de su red y su servicio de atención al cliente, pero sin la posibilidad de captar un solo abonado nuevo para su cartera.

La prohibición fue el resultado de varias averías y cortes en el servicio, que llevaron a la Anatel, el regulador brasileño, a tomar medidas. Telefónica no podría seguir comercializando el ADSL hasta que acreditara que había arreglado los problemas que provocaron las averías y que había dado pasos para garantizar que no se darían casos parecidos en el futuro.

TELEFÓNICA 3,63 -0,68%

"Durante los dos últimos meses, la compañía ha desarrollado un intenso trabajo, con todos sus equipos movilizados para implementar acciones de estabilidad de la red y mejora de atención al cliente", aseguró ayer la filial de telefonía fija de Telefónica en Brasil, Telesp.

Y esta labor ha convencido a la Anatel, cuyo consejo decidió el miércoles levantar el castigo a la española. El regulador ha estudiado la documentación enviada por Telefónica con los detalles de su plan de mejora y los ha comprobado sobre el terreno. Eso sí, seguirá vigilando. Telefónica debe seguir con su programa de estabilidad de red, de ampliación de la capacidad y de mejora del servicio de atención al cliente. Además, la Anatel someterá a un control a la compañía durante este segundo semestre para verificar que se cumplen las medidas impuestas y para tomar "nuevas medidas preventivas" inmediatas en caso de que vuelvan a producirse problemas, según aseguró ayer el regulador en un comunicado.

Pese a la vigilancia, la medida anunciada supone una buena noticia para Telefónica. Brasil es el país más importante de Latinoamérica para la operadora. Allí tiene dos filiales, la de móvil y la de telefonía fija, Telesp, que aporta dos tercios de la facturación que consigue la española en el país. En el primer semestre, los ingresos de Telesp ascendieron a 2.730 millones de euros.

Telesp es también la filial que cuenta con más accesos de banda ancha, sólo por detrás de la española. A cierre del segundo trimestre, sumaba 2,73 millones de clientes de ADSL.