Acusación

Berlusconi inicia una campaña legal contra medios de Italia, España y Francia

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se dispone a lanzar una campaña de acciones legales contra medios italianos, pero también de España, Francia y Reino Unido, por difamación en la cobertura de su vida privada, según ha anunciado su abogado, Niccolo Ghedini.

El letrado ha explicado que ya ha presentado denuncias contra medios en Italia, Francia y España y ha dado instrucciones a abogados en Reino Unido para que estudien posibles casos por difamación en este país.

El diario italiano La Repubblica había informado de que el primer ministro ha presentado una denuncia en su contra por un artículo publicado el pasado mes de junio en la que reclama un millón de euros por los daños sufridos. La denuncia está motivada por un artículo del 26 de junio en el que Giuseppe D'Avanzo, periodista del diario del grupo L'Espresso, formulaba diez preguntas a Berlusconi, quien a su vez nunca las contestó y ahora las considera "difamatorias".

"Por primera vez en la historia de la información italiana las preguntas de un periódico terminan delante de un tribunal civil", afirma La Repubblica en relación con la citación a juicio firmada por Berlusconi el 24 de agosto contra este diario por el citado artículo y otro posterior del 6 de agosto por el que se pide que comparezcan en el Tribunal de Roma Giampiero Martinotti, autor del texto, el director del diario, Ezio Mauro, y el grupo L'Espresso.

Las preguntas de la discordia

En cuanto a las diez preguntas, los abogados del primer ministro subrayan en la denuncia que se han repetido "durante más de 60 días" y consideran que se trata de "preguntas retóricas" que "no buscan obtener una respuesta del destinatario, sino insinuar al lector la idea de que la persona interrogada se niega a responder".

Respecto al segundo artículo cuestionado, el rotativo recuerda que su corresponsal en París se limitó a hacer una revista de prensa sobre lo que decían los diarios internacionales respecto a la vida privada de Berlusconi, recogiendo "sólo citas textuales".Una vez expuestos los hechos, los abogados de Berlusconi consideran que el "daño" sufrido por 'Il Cavaliere' es "enorme" y reclaman un millón de euros "a título de reparación".

La reacción de la oposición no se ha hecho esperar. El líder del principal partido opositor, el Partido Democrático, Dario Franceschini, llamó por teléfono al director del diario, Ezio Mauro, para expresarle su solidaridad y la de su partido ante "la increíble acción judicial del primer ministro". "Está claro que nos encontramos ante una estrategia indigna de intimidación frente a un único diario, de la oposición y de quien quiera que defienda los principios de un país libre que no tiene precedentes en ninguna democracia y que es también una señal de miedo", afirmó, según los medios italianos. "Que nos denuncie a todos", remachó.