Energía

Comienzan las obras que convertirán a El Hierro en una isla 100% renovable

Las obras para construir la central hidroeólica de El Hierro, que hará de esta isla canaria una isla autosuficiente en energía eléctrica, han comenzado hoy con la ejecución del depósito superior de agua, ubicado en La Caldera, en el término municipal de Valverde.

Este depósito, con capacidad para 500.000 metros cúbicos de agua, es uno de los elementos principales del proyecto, que tiene el objetivo de abastecer a la isla de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.

"Con los primeros trabajos para la impermeabilización de La Caldera los herreños verán más cerca la consecución del objetivo del autoabastecimiento energético tras un arduo camino que tendrá sus recompensas en los beneficios medioambientales, económicos y de sostenibilidad de la Central, afirmó hoy en un comunicado el presidente del Cabildo herreño, Tomás Padrón.

Hasta el depósito superior, que tendrá la finalidad de almacenar energía en forma de agua, se elevará agua desde el denominado depósito inferior aprovechando el excedente de energía eólica que produzcan los aerogeneradores y que no sea consumida directamente por la población.

Según se explica en el comunicado, en épocas de escasez de viento, ese volumen de agua acumulada en altura se utilizará para producir energía eléctrica a partir de un sistema hidráulico.

El agua se desembalsará hacia la estación de turbinas para producir la electricidad necesaria para abastecer la demanda y garantizar la estabilidad de la red eléctrica insular.

Este proyecto fue adjudicado por Gorona del Viento El Hierro SA., empresa formada por el Cabildo de El Hierro (60%), Endesa Generación (30%) y el Gobierno de Canarias por medio del Instituto Tecnológico de Canarias (10%), el pasado 29 de abril a "Acciona Infraestructuras, S.A. y Constructora Herreña Fronpeca SL Unión Temporal de Empresas", por un presupuesto de 5.615.641,38 euros y un plazo de ejecución de 15 meses.

La inversión total de la central hidroeólica es de 64 millones de euros, de los cuales 35 millones son aportados por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

En principio estaba previsto que la central entrara en funcionamiento entre finales de 2009 y principios de 2010