Infraestructuras

Chile pide 1.400 millones de inversión a OHL, Cintra, Abertis y Globalvía

Cuatro de las mayores concesionarias españolas de infraestructuras negocian con el Gobierno chileno inversiones por 1.400 millones para mejorar sus autopistas en el país andino. Empresas y Administración discuten el modo en que retornarán las inversiones, con la ampliación de los plazos de explotación como primera opción.

Las constructoras españolas negocian con Chile.
Las constructoras españolas negocian con Chile.

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) de Chile ha recuperado un plan de remodelación de autopistas urbanas e interurbanas diseñado en 2006 para el que está pidiendo inversiones millonarias a sus gestoras: las españolas Abertis, Cintra, OHL y Globalvía.

Se trata de obras no previstas en los contratos concesionales que el Gobierno negocia de forma bilateral a cambio de una mejora en las condiciones de explotación. Los escenarios en que se trabaja para asegurar el retorno de las inversiones son la ampliación de los plazos de adjudicación o el incremento de tarifas, en caso de que sean las compañías quienes financien los proyectos.

Otra alternativa pasa por que las actuaciones corran a cargo de la Administración. En todo caso, las negociaciones están abiertas y fuentes cercanas a las empresas se decantan por que la solución final será sumar años a la vida de las concesiones.

OHL 1,50 1,49%
ABERTIS 18,36 0,00%

Según ha adelantado el diario chileno La Tercera, las remodelaciones requeridas por el MOP están valoradas en unos 2.000 millones de dólares (1.400 millones de euros). Y la intención delMinisterio es que los trabajos de modernización se efectúen hasta 2014.

Al margen del plan de mejora propuesto a las concesionarias españolas, Chile tiene en fase de tramitación una reforma de la Ley de Concesiones y el Gobierno, con la colaboración de la iniciativa privada, se encuentra inmerso en la redacción de un Libro Blanco sobre infraestructuras que verá la luz en octubre y sentará las necesidades de inversión hasta 2020. Antes de que se conozca ese guión a largo plazo, el país andino ya ha decidido adjudicar obras por 4.000 millones de dólares hasta 2011.

Mercado prioritario

Más seguridad y sistemas electrónicos de pago

La intención del Gobierno de Michelle Bachelet respecto a la red de autopistas de peaje es que todas ofrezcan similares estándares de seguridad, calidad y que en los tramos urbanos se agilicen trámites para el conductor como es el del pago en las casetas.

En este último sentido se está imponiendo en Chile el despliegue de mecanismos de pago sin parada (TAG). Otro capítulo en el que se solicita el esfuerzo de las concesionarias es en la ampliación de carriles allí donde el tráfico lo requiera.

Empresas como Abertis y Globalvía estarían dispuestas a correr con las inversiones a cambio de sumar años a los contratos de concesión. Sin embargo, el Gobierno parece estudiar si le es más rentable realizar las obras con cargo a los presupuestos del Estado. "Cualquier solución antes de tirar de la impopular subida de tarifas", citan fuentes del sector concesional en Chile.

2.800 millones para nuevas infraestructuras hasta 2011

El Ministerio de Obras Públicas de Chile planea promover obras de infraestructuras por 4.000 millones de dólares (unos 2.800 millones de euros) hasta finales de 2011.

Esta suma, adicional a las partidas ya aprobadas, convierte a Chile, junto a Estados Unidos o México, en uno de los grandes mercados americanos para la obra civil. El ministro Sergio Bitar ha anunciado que 2009 y 2010 se zanjarán con actuaciones por unos 1.000 millones de dólares, y que 2011 será el año fuerte, con los 2.000 millones de dólares restantes.

Entre los proyectos que ocupan su agenda figuran nuevos carriles para 1.000 kilómetros de autopistas, un túnel ferroviario bajo Los Andes que unirá la chilena Valparaiso con la provincia argentina de Mendoza, y un corredor turístico de unos 2.000 kilómetros que enlazará puntos de interés como 22 grandes lagos y 17 volcanes.