Grecia en alerta por la violencia del fuego

Los incendios acechan la capital y se encuentran a 15 kilómetros de la Acrópolis

Los fuertes vientos en Grecia son el peor enemigo de los feroces incendios que desde el viernes arrasan la región de Ática. Las llamas han alcanzado la periferia norte de Atenas y están a unos 15 kilómetros del centro. La noche ha dejado las imágenes más espectaculares con decenas de frentes de llamas devastando todo a su paso. Las autoridades han obligado al desalojo de unos 20.000 residentes de las localidades de Agios Stefanos y de Nea Makin. En esta última población se encuentra el Monasterio de San Efrén, que se vio rodeado y con las llamas en la puerta, obligando a una rápida y dramática evacuación. El intenso y denso humo así como la ceniza cubren la capital griega y decenas de personas padecen complicaciones respiratorias. Las fuerzas de seguridad piden a los vecinos que dejen sus casas antes de que ardan como ya ha ya sucedido con decenas de inmuebles en la periferia de Atenas. Todo, para evitar una tragedia como la de hace dos años. Los incendios causaron la muerte de 65 personas y fueron durísimas las críticas a la gestión del Ejecutivo. Ahora, a siete meses de unas elecciones generales el Gobierno está siendo sometido a una prueba decisiva.