Turismo

Barcelona, escala obligatoria para grandes cruceros

El puerto supera el millón de viajeros por la llegada de naves más amplias.

Frente a la caída generalizada del tráfico aéreo, el turismo de cruceros sigue gozando de buena salud. Barcelona, el principal puerto del Mediterráneo por volumen de pasajeros, continúa sumando esta temporada nuevas rutas de los grandes operadores del sector. El MSC Splendida o el Celebrity Equinox, el último gran crucero inaugurado en el mundo, son algunas de las embarcaciones recién salidas de los astilleros que ya han operado este verano desde la capital catalana. El equipo gestor del puerto de Barcelona está satisfecho con el volumen de tráfico alcanzado durante los siete primeros meses del año y que les ha permitido superar el millón de pasajeros. En concreto, el puerto ha recibido hasta julio un total de 1,057 millones de pasajeros, lo que supone un incremento cercano al 4% respecto hace un año. Las previsiones para 2009 siguen siendo optimistas, ya que se trabaja con el objetivo de alcanzar los dos millones de cruceristas. Para lograrlo, la temporada de invierno es clave.

En los últimos años, el puerto ha trabajado para desestacionalizar el turismo y lograr seguir captando tráfico durante los meses de invierno. Durante este ejercicio la Royal Caribbean y Norwegian Cruise Line ofrecerán por primera vez rutas turísticas desde la capital catalana. No son los únicos grupos que deciden ampliar sus operaciones más allá de marzo y octubre, los meses que tradicionalmente concentran el grueso de la actividad. MSC Cruceros, Pullmantur o Iberocruceros, entre otros, también cubren entre los meses de noviembre y febrero diversos itinerarios desde la capital catalana a puertos del Mediterráneo. La estrategia impulsada por la autoridad portuaria de Barcelona ha dado sus frutos y en los tres primeros meses del año se logró incrementar el número de pasajeros de cruceros un 98,5%. Desde el puerto de Barcelona, hacen hincapié en que pese a la actual coyuntura económica, los operadores no han cancelado ninguna de las escalas previstas, que superarán las 880.

Barcelona recibirá este año 15 grandes embarcaciones de cruceros. Son auténticos hoteles flotantes de los que ocho están acabados de construir y el resto son sustituirán a embarcaciones de sus respectivas empresas pero de menor tamaño. El MSC Splendida, el nuevo barco de MSC Cruceros, tiene una eslora de 333 metros y una capacidad para transportar 3.959 pasajeros. Otro de los barcos de nueva creación que también han recalado en la capital catalana es Costa Pacífica, de Costa Cruceros, con capacidad 3.700 pasajeros, o el Costa Luminosa con capacidad para 2.800 personas.

La naviera Carnival también operará a partir del 30 de septiembre en Barcelona con una nueva nave, el Carnival Dream, de 130.000 toneladas. El récord en recepción de número de viajeros se produjo el pasado 12 de julio, cuando atracaron en el recinto portuario ocho embarcaciones con más de 24.000 turistas a bordo. Sin embargo, es el próximo 25 de octubre cuando confluirán en un solo día el mayor número de viajeros: un total de 30.000.

Al margen de liderar el ranking del puerto de mayor tráfico de cruceros del Mediterráneo, Barcelona también ha logrado situarse entre los cinco grandes puertos del mundo por volumen de pasajeros. Sólo le aventaja los cuatro grandes puertos turísticos del Caribe: Miami, Puerto Cañaveral, Puerto Everglades y el puerto mexicano de Cozumel. El Puerto de Barcelona también ha incrementado en un 11% el número de cruceros turnaround (que inician o finalizan el viaje en la ciudad y que no hacen tan sólo escala de unas horas en Barcelona), con un mayor impacto económico para la ciudad.

La cifra

30.000 pasajeros transitarán por el puerto de Barcelona el próximo 25 de octubre, la jornada del año con mayor afluencia de turistas llegados en cruceros.

Puesta a punto de terminales para seguir ganando tráfico

El puerto catalán está ejecutando este año inversiones por 7,4 millones para ampliar y mejorar las siete terminales de cruceros. Ante la creciente demanda de atraques y servicios, se ha iniciado un proceso de modernización de las terminales existentes y de construcción de otras nuevas. Así, en la temporada 2005 entró en servicio la terminal B, que con una superficie de 6.500 metros cuadrados está preparada para acoger a los buques de mayor capacidad. La estación marítima está gestionada por la compañía Creuers del Port, que invirtió en reformarla cerca de 10 millones. Durante 2006 se inició la construcción de la terminal A, operativa desde mayo de 2008, y que ha supuesto una inversión de 15 millones de euros. Sus instalaciones, dotadas de una línea de atraque de 350 metros, permiten también acoger cruceros de máxima capacidad, con más de 4.000 pasajeros. Uno de los elementos más destacables es su conexión con la terminal B con una pasarela, lo cual facilitará la operatividad simultánea de las dos terminales de los barcos de nueva generación. Así pues, el de Barcelona será uno de los dos únicos puertos del mundo, junto a Florida, aptos para acoger megaembarcaciones.