Motor

Merkel demanda a GM una respuesta urgente para la venta de Opel

A Ángela Merkel se le agota el tiempo y la paciencia. La canciller alemana, ha pedido a General Motors que esta misma semana resuelva las diferencias que tiene con su Gobierno sobre la oferta favorita para la compraventa de su filial europea Opel/Vauxhall y decida a quién vende esta automovilística. Es algo que Alemania esperaba que ocurriera el pasado viernes pero el consejo de la empresa de Detroit dejó pasar su reunión sin tomar una decisión a este respecto.

Alemania, sede de Opel y hogar de 25.000 de sus trabajadores, favorece y apoya con garantías de créditos por valor de 4.500 millones de euros la oferta hecha por el fabricante canadiense de componentes Magna. Esta compañía tiene como socio al banco ruso OAO Sberbank, algo que no gusta en Detroit porque creen que eso abre la puerta a que Rusia explote la tecnología americana.

La otra oferta, la de los inversores belgas RHJ, no gusta ni a Alemania ni a GM pues la considera "muy simple". La tercera opción es que GM no se deshaga de su filial.

"Cada día cuenta para los trabajadores y la situación económica de Opel", dijo ayer una canciller que ve, además, como las elecciones generales se aproximan (el 27 de septiembre) y no se llega a una solución a este conflicto. Merkel, que ha tomado unilateralmente la iniciativa europea para resolver una situación que también afecta a países como España, Portugal y Reino Unido, tiene el apoyo de los concesionarios de Opel en Alemania que este fin de semana han calificado de inaceptables los retrasos en la decisión de GM y apoyan la candidatura de Magna.

Pero la empresa de Detroit, que ya dejó pasar otra reunión del consejo (el 4 de agosto) sin tomar una decisión, sigue sin tener prisa. Va a pedir a Alemania más detalles de las ayudas aunque, de momento, no ha previsto otra reunión de su consejo.

Llamada a Clinton

Las elecciones han puesto en guardia a los políticos alemanes. El ministro de exteriores, Frank-Walter Steinmeier, que se enfrenta a Merkel, ha llamado a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para decirle que la decisión sobre Opel debe llegar "tan rápido como sea posible".