Papelera

Stora Enso eliminará más de un millar de empleos en Finlandia

Stora Enso, la mayor papelera europea, eliminará hasta 1.100 puestos de trabajos y cerrará varias plantas de papel en Finlandia antes de que concluya 2010. El recorte representa un 4% de la plantilla y, de momento, sólo afectará a la matriz. Queda en el aire si habrá reducción de personal en la filial que le representa en Madrid y Barcelona. La firma provisionará 617 millones de euros contra las cuentas del tercer trimestre.

La compañía finesa, que tiene más de 29.000 empleados en 35 países del mundo, avanzó ayer que la debilidad de la demanda ha forzado el despido masivo y los cierres inminentes en ese país. Pero no dijo nada de si se extenderá al resto de filiales y si repercutirá a su representación en España. El aserradero de Tolkininen será el primero en cerrar a finales de 2009 y la planta de celulosa de Sunila hará lo propio durante el segundo trimestre de 2010. Se producirán además recortes de producción en otros aserraderos del grupo.

El grupo anunció también ayer la venta de la planta de Kotka y la posible desinversión en la factoría de Varkaus si a finales de 2010 no se ha equilibrado la demanda de papel fino ni se han recuperado los precios.

El número de despidos variará entre 450 y 1.100 empleados en función del transcurso de los planes de cierre de Varkaus y excluyendo el proceso de desinversión en Kotka. La compañía afirma que tratará de recolocar a sus trabajadores a través de puestos internos. Señaló igualmente que se esforzará en encontrar nuevas oportunidades de empleo para los afectados en nuevos negocios.

La compañía anticipó ayer que el cierre de estas fábricas y la reestructuración prevista le costarán unos 270 millones de euros. Precisó también que NSE Biofuels Oy, la joint venture que mantiene con Nestlé para el negocio de biocombustibles, no se verá afectada por la reducción.

La papelera también anunció que provisionará en el tercer trimestre de 2009 cargas por valor de 347 millones de euros, que se sumarán a los 270 millones en costes previstos por la reestructuración. Un total de 617 millones para hacer frente a la situación.

La crisis económica mundial ha provocado una demanda muy baja en materiales básicos como el papel, con una caída drástica de la publicidad impresa durante la crisis. Pero es que el sector papelero lleva tratando de salir de la particular crisis que vive en los últimos seis años. El exceso de capacidad y la débil demanda, que ha provocado una erosión en los precios y los beneficios. En este contexto, Stora y otras papeleras rivales como UPM-Kymmene y Norske Skog han reducido su producción y recortado plantilla.

El consejero delegado de la compañía, Jouko Karvinen, resumió ayer la situación en un comunicado: "El entorno operativo se ha deteriorado aún más rápido que antes". Stora Enso experimentó ayer en la Bolsa de Helsinki una subida del 0,87%. Tras el anuncio de cierre su acción se revalorizó hasta los 4,66 euros.