Servicios

El alquiler de coches se estrella contra la crisis económica

La dificultad para revender automóviles y la restricción al crédito reducen las flotas.

Coches de alquiler
Coches de alquiler

Aviones, trenes, coches... Muchos son los medios de transporte que, cuando llegan las fechas estivales, emplean los turistas para desplazarse a sus destinos vacacionales. Para quienes buscan independencia, el coche, y más en concreto, el de alquiler, ha sido siempre muy solicitado. Este año, sin embargo, la flota de automóviles de alquiler ha descendido drásticamente: Zonturent, la Federación Nacional de Asociaciones de Empresas de Alquiler de Vehículos con y sin Conductor en zonas turísticas, agrupación que representa a más de 750 empresas, estima que las flotas disponibles han sufrido una caída general "de entre el 15% y el 20%".

El presidente de la asociación de alquileres, Juan Ortigüela, remarcó que la reducción de la flota disponible "afecta sobre todo a las grandes empresas", aunque "no a todas" matizó.

Una de estas grandes empresas que han visto cómo su cantidad de coches disponibles se ha reducido ha sido Avis. "Las compras se han reducido con respecto al primer semestre del pasado ejercicio en torno a un 40%", concreta la firma dedicada al renting. Hertz no facilitó los datos.

Estos datos se corroboran con las cifras de matriculaciones, publicadas por Ganvam: en el último semestre, las ventas a las empresas alquiladoras cayeron un 59,35% con respecto al mismo periodo de 2008. Una temporada turística, por tanto, con menos automóviles para los viajeros.

El motivo de este descenso responde fundamentalmente a dos factores. Por un lado, la situación del sector automovilístico, que no hace posible la absorción de grandes flotas de alquiler por parte de fabricantes y concesionarios, después de un leve periodo de tiempo dedicado al alquiler. Es decir, la dificultad para revender, generalmente a los concesionarios, los vehículos de refuerzo tras haber pagado solamente una cuota. A ello se suma la restricción del crédito, que también ha perjudicado a las empresas del negocio de alquiler.

En referencia a los motivos del descenso, Ortigüela incidió que "el principal motivo no es la morosidad" sino "lo parado que se encuentra el mercado del automóvil. Hay mucha menos liquidez", enfatizó. En ese mismo sentido, no quiso dar excesiva importancia a la reducción del crédito en la economía nacional, a pesar de ser una de las causas principales. "Sí, hay una reducción de créditos, pero ocurre lo mismo en todos los sectores", afirmó.

Así, el presidente de la federación señaló que "todas las grandes alquiladoras disponen de menos coches", lo que supone que la disminución esté "ocasionando que clientes que acuden en el último momento, tengan dificultades a la hora de encontrar un automóvil de alquiler disponible para pasar sus vacaciones".

De esta forma "se han eliminado las gangas, que en muchas ocasiones eran completamente irreales porque estaban por debajo del coste auténtico. Ya no hay estos chollos", expuso en referencia a las ofertas de años anteriores. Algunas de ellas con un precio cercano a los 30 euros por una semana de servicio.

Por otro lado, el máximo dirigente de la organización insistió en que los usuarios pueden "acudir a empresas locales" para solicitar sus pedidos, si las grandes compañías del mismo negocio "no pueden cumplir con sus pretensiones". De tal forma que no se ve en peligro las solicitudes de los clientes.

En referencia a las soluciones que Zonturent está buscando para cambiar la dinámica actual, Ortigüela manifestó que están hablando con la administración para ver "si nos puede ayudar", dijo. Su principal objetivo es "reducir costes administrativos que nos podrían dar más aire", expuso.

Por su parte, Avis aseguró que la optimización de la política de compra y renovación de la flota "ha sido una de las principales líneas de actuación, emprendida ya en 2008, para afrontar la crisis".

Reducir fiscalidad

El IVA que se aplica al alquiler de coches, del 16%, para Ortigüela "no tiene ningún sentido", ya que supone considerar el rent a car "un servicio de lujo". Su objetivo es reducirlo al 7%, el mismo que se aplica a otros tipos de transporte. "Ajustándolo seríamos más eficientes", dice.