Sostenibilidad

Aceitunas que generan energía para un hotel

El Barceló La Bobadilla utiliza el hueso de las olivas para autoabastecerse.

El lujo no es incompatible con la sostenibilidad, al menos para el Hotel Barceló La Bobadilla (Loja, Granada) que, utiliza como fuente de energía, para la calefacción y agua caliente, el hueso de la aceituna que recoge de su propio campo de olivos. Esta iniciativa, que se puso en marcha el año pasado, les ha permitido disminuir en un 80% la emisión de CO2 a la atmósfera y les permitirá ahorrar, en un plazo de diez años, unos 500.000 euros ya que es un 60% más barata que, por ejemplo, el gasóleo.

Ubicado en el interior de una finca de 350 hectáreas en pleno corazón de Andalucía, La Bobadilla le debe el método para obtener biocombustible a partir de la aceituna se lo debe a científicos de Jaén y Granada que al conocer que cada año se desechan tres millones de toneladas de carozos de aceitunas en España, decidieron investigar cómo transformar estos residuos en energía.

La biomasa constituye una de las fuentes de energía existentes más respetuosas con el medio ambiente, con un nivel de contaminación nulo. Su combustión emite dióxido de carbono, pero es la misma cantidad que se emite en su descomposición natural no alterando el equilibrio de gases de la atmósfera. Entre todas las energías renovables, el hueso de la aceituna es una fuente con un enorme potencial de crecimiento y proyección de futuro por la gran producción agrícola existente en España y porque deja muy pocos residuos: la quema de una tonelada de hueso de aceituna genera 100 gramos de ceniza, que luego se utiliza como abono para las plantas.

Los sistemas de calefacción y agua caliente son de las instalaciones que consumen más energía en los hoteles, y por tanto de las más contaminantes.