Ministerio de Comercio

La inversión directa extranjera en China se desplomó el 35,7% en julio

La inversión directa extranjera recibida por China disminuyó el 35,7% en julio, hasta los 5.360 millones de dólares (3.790 millones de euros), en el décimo mes consecutivo de retroceso de este dato.

Según informó el Ministerio chino de Comercio, en el acumulado de los siete primeros meses del año, la inversión directa extranjera totalizó 48.300 millones de dólares (34.130 millones de euros), lo que representa un 20,3% menos que en el mismo período de 2008.

Esta cifra supone un agudizamiento de la tendencia negativa (en junio la inversión internacional bajó sólo el 6,8%) y uno de los peores datos acumulados por el país asiático desde que en 2001 ingresó en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El portavoz del Ministerio de Comercio, Yao Jian, achacó la caída a la crisis económica y financiera global, aunque se mostró optimista respecto a la evolución futura de la inversión extranjera. "Los datos macroeconómicos se están estabilizando, por lo que a medio y largo plazo confiamos en atraer mayor inversión directa extranjera", expuso.

El portavoz añadió que China, la tercera economía mundial, todavía se mantiene saludable en este aspecto comparado con los hundimientos en las inversiones en otros países. La inversión foránea empezó a declinar en China en octubre del año pasado, cuando se registró una primera caída del 2,02%, y la tendencia continuó en noviembre (-36,52%) y diciembre (-5,7%), aunque en el acumulado de 2008 mantuvo un incremento del 23,6 por ciento.

Por otro lado, Yao también se refirió al comercio exterior chino, uno de los grandes damnificados por la recesión mundial, y afirmó que Pekín espera recuperar el crecimiento en las exportaciones -con nueve meses seguidos de contracción- antes de que finalice este año.

El comercio exterior chino, uno de los pilares básicos de la economía del país asiático, se redujo el 23,5% en el primer semestre del año en comparación con el mismo periodo de 2008, hasta los 946.100 millones de dólares (671.800 millones de euros), por efecto de la crisis económica global.

No obstante, la economía china creció en el segundo trimestre del año el 7,9%, una subida de 1,8 puntos porcentuales con respecto al anterior, que muestra claros signos de mejoría en la situación de la tercera economía del mundo.