Expansión

Inditex ultima la entrada en India tras aprobarse su alianza con Tata

El grupo textil gallego Inditex ya tiene el visto bueno del Gobierno indio para desembarcar en el país. La autoridad de ese país encargadas de supervisar las inversiones extranjeras (FIPB en sus siglas en inglés) ha aprobado la inversión de la firma española, que prevé entrar en India en 2010 a través de una joint venture con el gigante industria local, el grupo Tata.

El acuerdo del FIPB se produjo hace semanas, aunque no trascendió hasta ayer, y ahora será el ministro de Finanzas indio el que deberá revisar el acuerdo, según señala la prensa local.

Una vez superados todos los trámites administrativos, Inditex desembarcará en India a través de su principal enseña, Zara. Y lo hará gracias a la joint venture de la que controlará el 51% del capital, mientras Tata será propietario de 49% restante a través de una de sus filiales, denominada Trent.

INDITEX 31,51 0,74%

Inditex anunció su llegada a India -el segundo país con mayor población de Asia- el pasado mes de febrero. Un movimiento que se vio como un golpe de mano a su rival sueco H&M que tampoco había entrado en ese mercado emergente.

Entonces, el consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, valoraba la entrada en India como un paso "estratégico". "Los mercados asiáticos han acogido muy positivamente nuestra propuesta comercial, lo que está permitiendo una rápida expansión", justificaba el directivo de Arteixo.

Por el momento, se desconocen los planes concretos del consorcio respecto a la expansión de Inditex en India.

El acuerdo, hasta la fecha, sólo contempla la apertura de establecimientos de la cadena Zara, pero no incluye al resto de enseñas del grupo textil español.

Además, los socios no han desvelado el número de tiendas que prevén abrir, ni cuáles serán las ciudades donde se inaugurarán. Tan sólo explicaron en el momento del acuerdo que los primeros destinos serán Nueva Delhi y Bombay.

Para su desembarco en India, Inditex ha optado por un socio con intereses en sectores muy diversos, desde la energías, a las telecomunicaciones, pasando por el mundo del automóvil y el textil. Hasta este acuerdo, la cadena gallega había centrado su expansión en Asia en tres países: Japón, China y Corea del Sur.