Empresas

La industria fotovoltaica pierde 27.800 empleos en un año

Se multiplican los despidos en la industria solar fotovoltaica. El sector ajusta sus plantillas al menor volumen de negocio, que creció sin freno hasta 2008, a las dificultades de financiación y la caída de los precios de las materias primas. Ahora emplea a 27.800 personas menos que el año pasado.

Paneles solares
Paneles solares

El sector de la energía solar fotovoltaica española tocará fondo este verano. Mientras que el año pasado 31.300 personas trabajaron de media en esta industria y alcanzaron los 41.700 empleos en el momento pico de trabajo, en verano, en 2009 sólo se conservan 13.900 empleos, según datos recogidos en el Informe Anual 2009 de la Asociación de la Industria Fotovoltaica (Asif). Desde septiembre de 2008, se han perdido para el sector 27.800 empleos.

Las circunstancias de esta industria no pueden ser más distintas de un verano para otro. El año pasado, el sector trabajaba a destajo para que las instalaciones construidas entraran en el marco regulatorio del Real Decreto 661/2007. A finales de septiembre, esta norma quedaba sin efecto y las previsiones marcaban que la nueva regulación no iba a ser tan favorable en cuanto a la retribución por la venta de electricidad.

El resultado fue que en 2008 se instalaron 2.600 MW, casi cuatro veces más que la potencia instalada el año anterior. Un "crecimiento insostenible" para la patronal Asif y que superaba con mucho los objetivos del Gobierno, fijados en 400 MW para 2010.

La nueva norma, aprobada el 26 de septiembre de 2008, buscaba dar "estabilidad" al sector. Tal y como dijo la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega después del Consejo de Ministros que dio luz verde a la ley, "hemos corrido mucho y ahora es necesario revisar los resultados y marcar un nuevo régimen", aunque "el Gobierno seguirá promoviendo (esta energía) de forma decidida". Con la nueva norma, nació el cupo anual de 500 MW para las instalaciones de suelo y techo y la obligación de inscribir las plantas en un registro de preasignación de potencia como condición indispensable para lograr las ayudas públicas.

Las exportaciones equilibrarán

El establecimiento del mercado en 500 MW anuales ha obligado a una industria sobredimensionada para dar respuesta a los 2.600 MW a ajustarse. Los más perjudicados han sido "las empresas instaladoras", explica David Pérez, socio de la consultora Eclareon.

Estas compañías agrupaban el grueso del empleo, con 26.000 trabajadores, de los que el 82% era temporales. "La inmensa mayoría de las empresas que participan en el segmento de promoción e instalación han prescindido de todos o casi todos sus trabajadores temporales", afirman en el informe de Asif.

En las empresas productoras, "esta reducción no ha sido tan acusada pero también ha sido relevante", según la patronal. Además del cierre del negocio de BP Solar en España, las grandes productoras como Solaria, Pevafersa o Isofotón, tienen planteados distintos expedientes de regulación de empleo, definitivos o temporales, a la espera de sacar los stocks y "abrir mercados internacionales", afirma Pérez. "Los productores están volcados en vender fuera. Dejaremos de ser importadores netos", dice.

Tal y como explica este consultor, "este verano, la industria ha tocado fondo. Es el periodo de asimilación de la nueva ley, aún hay problemas de financiación y el precio de los módulos cae. Ahora cuestan la mitad que en 2008 y los promotores saben que bajarán más, por eso esperan". Y estima que "en otoño se recuperará la actividad".

La memoria de Asif concluye que "si bien estos datos implican una importante pérdida de empleos, también pronostican que el sector podrá continuar con su actividad, a pesar de los menores volúmenes que implica la nueva norma. Es decir, el sector sufrirá un inevitable adelgazamiento (...). Si, tal y como se prevé, la cifra de exportaciones de 2009 es significativa y si los volúmenes permitidos por la Administración son suficientes , el sector seguirá generando empleo".

Nuevos trabajos en mantenimiento e I+D

No todas las áreas vinculadas a la energía solar fotovoltaica están sufriendo recortes de personal. De hecho, tal y como recalca el estudio de Eclareon, los empleos en operación y mantenimiento de las plantas fotovoltaicas están creciendo. En 2008, trabajaban 1.850 personas en estas labores. En 2009, los empleos "han crecido un 25% y ahora se dedican a mantenimiento 2.300 personas", afirma David Pérez. Además, la cuota de empleos fijos en estas actividades creció un 38%.

Al fin y al cabo, explica el socio de Eclareon, "ahora hay 2.600 MW más que mantener para que no den fallos y produzcan la electricidad que deben". Pérez asegura que "hay empresas instaladoras que han reconvertido su labor hacia la operación y el mantenimiento para conservar su nivel de trabajo". El volumen de instalaciones ha descendido mientras que el mantenimiento es un negocio más recurrente que se necesita todo el año", detalla.

Por otro lado, aunque la investigación y el desarrollo sólo suponen un 4% del empleo total en energía solar fotovoltaica, es "una partida en la que también crece el empleo", sobre todo en los institutos públicos. La crisis ha afectado más al gasto privado en I+D, que supone un tercio del total y "es posible que a final de año, se note que ha descendido algo", avanza Pérez.