Tendencias

El nuevo rostro del póquer español

Una barcelonesa se convierte en la mejor jugadora del mundo. La generación del juego online llega para quedarse.

Algo está cambiando en el mundo del póquer. El éxito que ha experimentado en los últimos años el juego de naipes por internet lo ha vulgarizado. Ya no hace falta ir a un casino para ganar -o perder- dinero con las cartas. Se puede hacer desde casa, anónimamente y sin enfrentarse a las miradas de los contrincantes. Así empezó Leo Margets, de 25 años. De pura casualidad, además: un chico le dio plantón porque tenía una partida y, a modo de rabieta, decidió conectarse y jugar un rato. Quién le iba a decir que al cabo de cuatro años se coronaría como la mejor jugadora del torneo de póquer por excelencia.

"Me enganchó desde el primer momento", dice Margets sobre su juego preferido, al que dedica tres o cuatro horas diarias en las pantallas. En 2008 la animaron a dar el salto a los circuitos profesionales, y hace tres semanas se consagró: quedó 27a de 6.494 en la World Series of Poker de Las Vegas, el campeonato más importante del mundo.

A un paso, pues, de llegar a la mesa final, que la jugarán en noviembre los nueve mejores y cuyo ganador se llevará nueve millones de dólares. Con todo, Margets se embolsó un premio de más de 350.000 dólares, rompiendo de paso varios récords: ningún español había logrado llegar tan lejos en una prueba del World Series y ninguna mujer había ganado tanto dinero en un sólo torneo. Fue, además, la última fémina en ser eliminada, lo que la convierte en la mejor del mundo, aunque según ella "el póquer no entiende de género".

Desde luego, la nueva estrella del póquer español no tiene mucho que ver con el estereotipo tradicional de jugador -varón de mediana edad con copa y puro apostándose la escritura de la casa-. La cosa se ha profesionalizado. Tanto que la barcelonesa reconoce que ya no es tan fácil como antes ganar dinero con el póquer online. El nuevo perfil de jugador es el de un joven con estudios, bueno en matemáticas -abundan los ex ajedrecistas- e inteligencia emocional. "La lotería no se gana cinco veces seguidas", dice Margets sonrisa en boca. "En cambio, en las fases finales de los torneos de póquer siempre están los mismos".

Margets prefiere no dar cifras, aunque dice que lo que gana mensualmente con el póquer le daría para vivir. A pesar de ello es marketing manager en 888, uno de los mayores casinos online . Tanto a ella como a la empresa, que le patrocina los torneos, les ha sorprendió la gran cobertura mediática que suscitó su presencia en la competición. Algo que ambas partes están decididas a explotar: la catalana es la imagen de la compañía en España.

El suculento mercado de las apuestas online

888 es sólo una entre tantas casas de apuestas online. Pocos sectores son tan rentables como éste. Más que nada porque los que apuestan son los usuarios: la única infraestructura que requiere una de estas empresas es... una buena web.

Según datos de la patronal (Asociación Española de Apostadores por Internet, Aedapi), sólo el póquer online generó en 2008 unos ingresos superiores a los 45 millones de euros en España, un 10% más que el año anterior. La patronal sitúa los beneficios que generó el sector en su totalidad en los 200 millones de euros, incluyendo aquí las apuestas deportivas -un fenómeno relativamente nuevo en España-, los casinos y otras modalidades de juego.

Estas cifras quedan muy lejos aún de los 10.000 millones de euros que mueve la industria analógica de las apuestas, pero en Aedapi calculan que la cosa no ha hecho más que empezar. Parece que lo de que en tiempos de crisis la gente apuesta más no es precisamente un topicazo. El sector espera acabar el año con un aumento de la facturación del 20%, y para 2012 prevén haber duplicado las actuales cifras.

Ahora bien, la gran queja de las compañías es que juegan en un vacío legal, ya que no existe una Ley al respecto, aunque las empresas extranjeras que operan en España tienen licencias en países de la UE y, por tanto, se les debe garantizar la libre circulación de sus servicios.

Pero la regulación de dichas actividades no sólo es una petición de las empresas implicadas. Según la Asociación de Afectados por la Ludopatía, los problemas con el juego por internet se empiezan a gestar entre los 15 y los 20 años, algo antes que en el resto de modalidades de juego. No obstante, la proporción de e-ludópatas es todavía ínfima, aunque se prevé que vaya cogiendo peso con el tiempo.