Demanda

Sarkozy pide una supervisión más estricta en las remuneraciones de los banqueros

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidió el viernes una supervisión más estricta de la paga de los banqueros para asegurarse de que cumpla con las reglas establecidas por el Grupo de los 20, y planea reunirse con los ejecutivos de la banca el 25 de agosto. Los banqueros ya mantuvieron el viernes una reunión con representantes del Gobierno, por este motivo.

Estos encuentros se enmarcan en torno a la polémica suscitada por el pago de bonificaciones millonarias a los directivos de las entidades que reciben ayudas estatales para superar la crisis.

El primer ministro, François Fillon, señaló que una comisión bancaria vigilará el respeto de las reglas del G-20 en materia de remuneración de los directivos. Sarkozy, de hecho, pidió al gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, que "aplique con firmeza las reglas en vigor, sobre todo, en materia de remuneración".

Las críticas han saltado de nuevo esta semana en Francia tras la revelación de que BNP Paribas, que se benefició de una ayuda estatal de 5.100 millones de euros, destinará el próximo año 1.000 millones en primas para retribuir a sus directivos. Tanto la oposición del Partido Socialista como los sindicatos consideraron "escandaloso" el pago de esas indemnizaciones. A este respecto, Noyer señaló el viernes que las remuneraciones anunciadas por la entidad francesa son conformes a las reglas dictadas en el G-20.

La ministra de Economía, Christine Lagarde, criticó que algunos bancos extranjeros no apliquen las pautas dictadas del G-20, lo que les genera ventajas comparativas con otras entidades. Bancos como Goldman Sachs o Morgan Stanley han anunciado bonos más altos que los que destinará BNP a sus directivos, pese a haber recibido también ayudas de EE UU. Para los bancos franceses, el riesgo es que competidores que pagan mejor atraigan talentos, dijo Shaun Springer, jefe ejecutivo de Square Mile Services, empresa que asesora a la banca en asuntos salariales.