Energía

La junta de Bizkaia Gas aprueba la salida de Iberdrola y la venta del 25% de BP a Enagás

La junta extraordinaria de Bahía de Bizkaia Gas (BBG), celebrada ayer en Bilbao acordó por unanimidad, tal como había avanzado CincoDías, la venta del 25% de Iberdrola a Rreff Infraestructures, un fondo de inversión de Deutsche Bank, y el 25% de BP a Enagás. Estos acuerdos, que ratificaron los cuatro socios al 25% (Iberdrola, Repsol, el EVE y BP), supondrán una revolución en el accionariado de BBG.

El primer punto aprobado hacía referencia a la venta de la participación de Iberdrola al fondo alemán, que ambos comunicaron el 1 de julio. Además, la compañía que preside Ignacio Galán también vendió a ese mismo inversor el 30% de Saggas, la regasificadora de Sagunto. Los ingresos por ambos paquetes fue de 200 millones, con unas plusvalías de 27 millones para la eléctrica, que, de este manera, se borra del negocio de la regasificación.

La junta extraordinaria de accionistas de Bilbao también dio el visto bueno a las negociaciones de BP con Enagás, para que la multinacional británica ceda su 25% en BBG al gestor del sistema de gas español, que lograría así entrar en la planta vasca. Enagás gestiona tres de las seis regasificadoras peninsulares (Barcelona, Cartagena y Huelva), participa en la construcción de otra en el Puerto de El Musel (Gijón), y logró el año pasado un acuerdo con Endesa para controlar la de Granadilla, en Tenerife.

Tanco el grupo que preside Antonio Llardén, como BP, han querido mantener las formas e iniciar oficialmente las negociaciones para la operación una vez que recibieran el permiso de la junta. Lo que sucedió ayer. Los estatutos de BBG exigen el respaldo de los socios si éstos quieren vender sus títulos a terceros. Iberdrola se adelantó a estos protocolos y comunicó la venta de su 25% cuando ya había cerrado la operación, según denunciaron el EVE, la sociedad del Gobierno vasco para sus inversiones energéticas, y Repsol.

En cualquier caso, los accionistas, que tenían un derecho de tanteo que no han ejercicio, respaldaron ayer sin problemas ambas operaciones, que quedan supeditadas a la autorización de la Comisión de la Energía. El EVE lleva tiempo reclamando una ampliación de la capacidad de la planta hasta los 300.000 metros cúbicos/hora.