Bolsa de Nueva York

Los datos de empleo, excusa para la recogida de beneficios en Wall Street

La Bolsa de Nueva York ha puesto fin a cuatro jornadas consecutivas de ganancias. La destrucción de empleo en el sector privado y la contracción del ISM no manufacturero han dado argumentos suficientes para imponer la recogida de beneficios en Wall Street.

Las ganancias se esfumaron de Wall Street después de conocer unas referencias macroeconómicas que han dejado mal sabor de boca entre los inversores. La pérdida de puestos de trabajo en las empresas de EE UU y la caída del ISM del sector servicios ha sido la excusa perfecta para recoger beneficios. Al cierre, el Dow Jones retrocedió un 0,42%, mientras que Nasdaq y S&P500 perdieron un 0,91% y 0,29% respectivamente.

En el apartado macroeconómico las cifras de empleo del sector privado ADP han caído como un jarro de agua fría sobre los inversores. Apenas a dos días de que el Departamento de Trabajo publique las cifras oficiales de julio, hoy se ha conocido que durante el mes de julio se perdieron 371.000 puestos de trabajo en el sector privado, un dato algo peor de lo esperado por los analistas.

De cara al informe oficial de empleo correspondiente a julio, y que se dará a conocer el viernes, las previsiones anticipan una pérdida de 328.000 puestos de trabajo, y una tasa de paro que podría subir hasta el 9,6%.

DOW JONES 25.883,25 1,74%
NASDAQ 100 7.055,18 0,47%
S&P 500 2.775,60 1,09%

También hoy se conoció el ISM no manufacturero, que puso la puntilla al pesimismo generalizado que impregnó hoy la Bolsa de Nueva York. La actividad del sector servicios en Estados Unidos acumuló en julio su décimo mes consecutivo de caídas y se situó en el 46,4%, desde el 47% de junio. Estas cifras preocupan al mercado, ya que una lectura por debajo de los 50 puntos señala una contracción de la actividad, que en el caso del sector servicios representa alrededor del 80% del PIB de EE UU.

Algo mejor ha sido el dato de solicitudes semanales de hipotecas, que con un repunte del 4,4%, mejora el dato de la semana anterior, cuando descendió un 6,3%. También bueno ha sido el dato de los pedidos realizados por las fábricas de EEUU durante el pasado mes de junio experimentaron una subida del 0,4% respecto al mes anterior, lo que supone su tercer mes consecutivo al alza.

El sector financiero, en números verdes

Las empresas financieras se anotaron importantes ganancias, siendo Bank of America, con una subida del 6,59%, la que lideró el ranking de las 30 empresas que cotizan en el Dow Jones. Tras ella, también con notables subidas se situaron American Express (+5,36%) y JP Morgan (+4,15%)

Citi, por su parte, se disparó un 7,09%, después de que esta entidad haya anunciado que pretende vender 20 negocios del área de financiación al consumo, muchos de ellos en Europa.

Entre las compañías que han presentado sus resultados, Procter & Gamble cayó un 2,70% después de que haya anunciado que en el segundo trimestre del año alcanzó un beneficio de 2.470 millones de dólares, frente a los 3.020 millones ganados en el mismo período del pasado año.

También se confesado ante el mercado Kraft Foods, que anunció que en la primera mitad del año ganó 1.487 millones de dólares, lo que supone un aumento del 10,6% respecto al mismo periodo de 2008. El mercado no aplaudió sin embargo las cuentas de la compañía, cuyos títulos cerraron hoy prácticamente planos (-0,14%).

El barril de Texas, de referencia en EE UU, subió un 0,49%, hasta los 71,77 dólares.