Sector automotriz

GM, Chrysler y Ford recibirán 416 millones en ayudas públicas para el impulso del coche eléctrico

Los grupos automovilísticos estadounidenses, General Motors, Chrysler y Ford recibirán más de 600 millones de dólares (416 millones de euros al cambio actual) en ayudas públicas para el desarrollo de nuevas tecnologías de baterías para su uso en coches eléctricos e híbridos.

Estas subvenciones forman parte del presupuesto de 2.400 millones de dólares (1.666 millones de euros) destinado por el Gobierno de Estados Unidos para el fomento y la producción de este tipo de baterías para coches eléctricos en el país, con el fin de reducir las emisiones de CO2 y la dependencia del petróleo.

El presupuesto total de estas ayudas se repartirá entre un total de 48 proyectos que se llevarán a cabo en 25 estados del país. La intención del presidente estadounidense, Barack Obama, con esta medida es la creación de una base productiva de baterías eléctricas que permitan la creación de "decenas de miles de puestos de trabajo".

"Si queremos reducir nuestra dependencia del petróleo debemos producir los avanzados y eficientes vehículos del futuro", explicó el presidente estadounidense durante una comparecencia en la ciudad de Elkhart, en el Estado de Indiana.

Esta iniciativa de fomento de la producción de baterías para coches eléctricos en Estados Unidos busca robar la hegemonía en este campo que ostenta Asia, donde en la actualidad se encuentra la principal base productiva de este tipo de componentes.

Fuentes del Departamento de Energía de la Casa Blanca señalaron que, en el marco de este plan, las empresas asentadas en Estados Unidos recibirán ayudas por un importe de 1.500 millones de dólares (1.048 millones de euros), mientras que 500 millones de dólares (349 millones de euros) se destinarán a la producción de motores eléctricos y otros componentes y los 400 millones de dólares (279 millones de euros) restantes irán a parar a la realización de pruebas sobre vehículos eléctrico e híbridos.