Debate nuclear

Un informe recomienda a Reino Unido elevar hasta el 40% su producción de energía nuclear

El Gobierno británico debería plantearse aumentar hasta el 35 o el 40% el volumen de electricidad generado por energía nuclear para el 2030, según recomienda un informe oficial presentado hoy.

El documento, elaborado por el que fuera secretario de Estado de Energía, Malcolm Wicks, subraya la necesidad de que el Estado sea más activo y controle de cerca al sector, llegando incluso a proponer que adopte una postura "intervencionista donde sea necesario". En el documento se cita a España como ejemplo a seguir para reducir la dependencia energética.

"España ha diversificado exitosamente en los últimos años sus fuentes de suministro de gas y ha trabajado en el desarrollo de nuevas tecnologías, incluyendo la energía solar", se explica en el estudio.

Wicks, que actualmente es representante especial sobre Energía Internacional del primer ministro británico, Gordon Brown, señala que la independencia energética total "no es un objetivo realista".

Sin embargo, el Gobierno puede actuar para prevenir riesgos con una política energética activa, que pasaría por fomentar un ahorro en el consumo e invertir en fuentes de suministro propias, como la energía nuclear y las renovables.

El ex secretario de Estado propone estrechar lazos con los países de los que importa energía, como Noruega, Qatar y Arabia Saudí, entre otros.

El experto recuerda que los precios tanto del petróleo como del gas subirán probablemente "de forma muy significativa" para el año 2030, a la vez que para entonces también se prevé un incremento importante de la demanda energética.

Wicks incide especialmente en que el Reino Unido "necesitará más reservas de gas", por lo que el Ejecutivo presidido por Brown debería "considerar cuidadosamente la opción de tener unas reservas estratégicas reservadas para emergencias".

En el informe se resalta también que la inseguridad energética será un asunto "clave" en la geopolítica mundial del siglo XXI.

"Estamos pasando de una posición de relativa independencia energética a una posición marcada por la significativa dependencia de las importaciones", recalca Wicks en el documento hecho público hoy, en el que recuerda que los británicos compran a otros países el 25 por ciento de la energía que consumen actualmente.

Las estimaciones en este sentido señalan que en 2020 este porcentaje podría aumentar y situarse entre "un 45 y un 70%".

Por ello, el ex secretario de Estado reclama invertir "sin demora" en energías renovables y construir más centrales nucleares, con el fin de reducir precisamente esa dependencia.

Dentro de su informe, Wicks asegura que ni aun en el caso de que pudieran estar en marcha para el año 2020 las cinco nuevas centrales nucleares previstas ya por el Gobierno se podría evitar la dependencia del Reino Unido de la importación de combustibles fósiles para esa fecha.

Para elaborar su informe, Wicks contó con la ayuda de académicos, expertos y también de algunos miembros del sector, entre ellos el presidente de Shell en el Reino Unido, James Smith; el director del departamento de Política Ambiental de la minera Rio Tinto, Tom Burke; o el directivo de la auditoría KPMG, Timothy Stone.