Inmobiliario

La CNMV pregunta a Realia si tuvo en cuenta las pérdidas a la hora de repartir dividendos

El organismo regulador del mercado español remitió el mes pasado una carta a Realia en la que planteaba una serie de cuestiones.

En una de ellas la CNMV solicitaba a la inmobiliaria controlada por FCC y Caja Madrid que aclarara cuáles han sido las circunstancias que ha provocado "la situación de liquidez del grupo a 31 de diciembre de 2008" que no existían el 13 de junio de ese mismo año, fecha en la que el consejo de administración "aprobó el reparto de un dividendo a cuenta de los resultados del ejercicio 2008 y manifestó la existencia de resultados y liquidez suficiente para ello". En concreto la CNMV pide a Realia que explique "si a la fecha del reparto del dividendo se tuvo en cuenta el posible deterioro de los activos inmobiliarios del grupo, que ha supuesto al cierre del ejercicio 2008 un ajuste negativo de 126 millones de euros".

El grupo inmobiliario acordó en junio de 2008 el reparto de un dividendo a cuenta del ejercicio por 16,23 millones de euros. Los estados contables provisionales a 31 de mayo del pasado año ponían de manifiesto, asegura la empresa en su auditoría, la existencia de liquidez suficiente para aprobar el reparto de dividendos.

REALIA BUSINESS 0,94 0,00%

Pero Realia terminó el pasado año con una pérdida de 45,8 millones de euros frente al beneficio de 140,4 millones de 2007. Parte de las pérdidas se explicaron por las provisiones, de 126,1 millones, que tuvo que hacer la compañía ante la depreciación de los activos inmobiliarios.

A pesar de que la crisis financiera e inmobiliaria en España ya eran latentes a mediados del pasado año, Realia asegura que preveía beneficios en 2008. En una carta en la que responde a la CNMV, fechada el 3 de agosto, la compañía presidida por Ignacio Bayón afirma que "en ese momento junio de 2008 los resultados de Realia ascendían a 17,2 millones de euros que cubrían sobradamente el pago del dividendo a cuenta". La empresa añade que "a pesar del deterioro del negocio de promoción, las previsiones internas del grupo indicaban beneficios suficientes a fin de año para permitir el desembolso de este dividendo". Realia subraya que "no se preveían los descensos en la valoración de los activos que provocarían el ajuste negativo".