Crisis financiera

Los reguladores bancarios de EE UU se rebelan frente a Obama

El plan del presidente de EE UU, Barack Obama, para reformar el sistema regulador de los bancos afrontó hoy la férrea oposición de los principales reguladores del sector, pese a las continuas presiones del secretario del Tesoro, Timy Geithner, para que lo apoyen.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos
Barack Obama, presidente de Estados Unidos

Durante una audiencia del Comité de la Banca del Senado, representantes de las entidades reguladoras bancarias insistieron en que el plan para centralizar la supervisión de los bancos, que promueve desde junio pasado la Casa Blanca, supone una inoportuna "distracción".

En particular, los representantes se oponen a la idea de consolidar bajo un mismo techo a las cuatro agencias federales que por ahora se encargan de la supervisión de los bancos, como parte de un plan que pretende modernizar el andamiaje de supervisión financiera que data de la década de 1930.

De aprobarse, el plan fusionaría a la Oficina del Contralor de Divisas (OCC) y la Oficina de Supervisión de Cajas de Ahorro (OTS), que estarían a cargo de un "supervisor nacional de bancos".

Según observadores, la resistencia se produce en medio de la peor crisis financiera en la historia del país y tiene un cariz político, a juzgar por una lucha territorial en torno a la supervisión de los bancos y mercados financieros.

"Una de las ventajas de tener múltiples reguladores es que eso permite que haya una diversidad de puntos de vista", dijo en su testimonio ante el Comité Sheila Bair, presidenta de la Corporación Federal de Garantías de Depósitos (FDIC, en inglés).

La oposición también viene de John Bowman, director interino de OTS, quien explicó que su agencia se opone a la propuesta de la Administración Obama de crear el cargo de "supervisor nacional de bancos".

Bowman ya había dejado en claro su oposición a ciertos elementos del plan de reforma durante una audiencia similar en la Cámara de Representantes el mes pasado.

Por su parte, John Dugan, director de la OCC, dijo a los senadores que el plan actual de la Casa Blanca daría demasiados poderes a la Reserva Federal respecto a la supervisión de los bancos más grandes del país.

Tanto Bair como Dugan apoyan, sin embargo, la fusión de la OCC y la OTS.

Para Bair, sin embargo, la consolidación de las cuatro agencias sólo ocasionaría "distracciones" y "confusión", además de que afectaría a los bancos comunitarios.

Algunos legisladores, entre ellos el senador demócrata Christopher Dodd, incluso quieren ir más allá del plan de Obama y han sugerido que la FDIC, encargada de supervisar los bancos estatales, y la Reserva Federal, que tiene una función similar, cedan esas tareas a una entidad aparte.