Salida

Metrovacesa sale del mayor proyecto de la City de Londres con un coste de 190 millones

Metrovacesa no realizará el proyecto Walbrook Estate, un conjunto de edificios en la City de Londres. La compañía tiene que pagar una indemnización de 117,2 millones de euros por el abandono, cifra a la que hay que sumar los 73,4 millones que ya había invertido anteriormente.

Los bancos españoles que controlan el capital de la primera inmobiliaria española, Metrovacesa, ponen cada vez más tierra de por medio entre su gestión y la que llevó a cabo al frente de la inmobiliaria el anterior primer accionista, la familia Sanahuja.

La compañía comunicó ayer a la CNMV el acuerdo alcanzado con Legal & General para resolver el contrato, firmado en septiembre de 2007, por el cual la inmobiliaria española compró por 281,8 millones el derecho a construir y explotar Walbrook Estate, un conjunto de edificios situados en la City londinense, el distrito financiero más importante de Europa.

El contrato implicaba la obligación de promover y arrendar un conjunto de edificios de oficinas tras haber previamente demolido otros edificios existentes; el importe total de la inversión requerida para llevar a cabo el complejo ascendía a 984,6 millones de euros.

METROVACESA 9,16 -1,29%

El acuerdo por el cual ahora Metrovacesa desiste de llevarlo a cabo supone la obligación de un desembolso por parte de la inmobiliaria de más de 117 millones de euros de indemnización "al tiempo que Legal & General hace suyas las cantidades ya abonadas hasta el momento, y que ascienden a 62,6 millones de libras esterlinas (73,4 millones de euros aproximadamente) en concepto de precio y reembolso de gastos"; en total el coste para Metrovacesa asciende a 190,6 millones. "Tras la firma de este acuerdo, la sociedad se libera de realizar cualquier desembolso adicional en relación al proyecto, así como de la totalidad de sus compromisos", subrayó la empresa en su comunicado a la CNMV.

No es la primera espantada que protagoniza Metrovacesa en Londres. Bajo la presidencia de Román Sanahuja la inmobiliaria realizó otra inversión sonada en la capital británica, la adquisición de la sede del banco HSBC en 2007; a finales de 2008 la entidad financiera recompró su sede en el distrito financiero de la City a Metrovacesa por 838 millones de libras (unos 971 millones de euros) lo que supuso unas pérdidas para la empresa española de 97,9 millones.

Recientemente la inmobiliaria española ha sido obligada por la justicia francesa a la compra de un edificio situado en París por 85 millones de euros más el pago de otros cinco millones de penalización.

El abandono de sus inversiones en Londres reduce la presencia internacional de Metrovacesa a Alemania y Francia, donde es el primer accionista de Gecina con casi el 27% del capital. En 2007 Metrovacesa adquirió 8 edificios (siete en Dusseldorf y uno en Fráncfort) invirtiendo 340 millones de euros.

El valor en Bolsa de Metrovacesa experimentó ayer un descenso del 1,25%, cerrando a 15 euros por acción.

Dejando atrás la gestión de Sanahuja

Aunque la familia Sanahuja mantiene un 30% del capital de Metrovacesa, la inmobiliaria española está dejando atrás toda huella en la compañía dejada por el que fuera su primer accionista. Sanahuja, que llegó a controlar el 80% del capital de la compañía, intercambió deuda a cambio de títulos de la inmobiliaria con la banca acreedora. Desde principios de este año seis bancos españoles capitaneados por Santander controlan el 65,5% del capital. Las grandes inversiones realizadas por la compañía bajo la presidencia de Román Sanahuja, la compra de la sede de HSBC y su incursión en el proyecto Walbrook, se han abandonado. La pretensión del anterior presidente de dejar Gecina también se ha olvidado, así como su compromiso de aumentar el capital flotante en Bolsa: en la actualidad este es inferior al 5%.

La crifra

288,5 millones es la cantidad total que Metrovacesa pierde por dos años de operaciones en Londres: 190,6 por Walbrook y otros 97,9 por HSBC.