Opciones de inversión

Los catálogos de música, la nueva inversión alternativa

Michael Jackson, Grateful Dead y The Sound of Music están encontrando nuevos admiradores en los fondos de pensiones, las empresas de capital riesgo y los bancos, que están convencidos de que los viejos éxitos seguirán triunfando.

Los catálogos de música se han convertido en la nueva inversión alternativa
Los catálogos de música se han convertido en la nueva inversión alternativa

La competencia por los catálogos de música y los beneficios que generan de tiendas, la radio, la web, la publicidad y las películas está creciendo. El mes pasado, la firma de capital riesgo de Henry Kravis y George Roberts compró una participación mayoritaria en la división de derechos musicales de Bertelsmann AG.

A diferencia de la música grabada, los catálogos de música están protegidos de la caída en las ventas de discos compactos debido a que sus fuentes de ingresos son más diversas. Los dueños pueden ganar rentabilidades en efectivo de entre el 7 y el 20% o más al año, dependiendo de las canciones y y su forma de comercialización, dicen inversores y representantes. La muerte de Jackson el 25 de junio ha atizado el interés en su participación en un catálogo que incluye canciones de los Beatles.

"Los activos musicales pueden ser equivalentes a inversiones inmobiliarias", dijo John Frankenheimer, corpresidente de Loeb & Loeb, un bufete de abogados de Los Ángeles que ha participado en varias ventas. "Hay que hacer un análisis para entender la diferencia entre las mejores propiedades con acceso a la playa, los activos problemáticos con gran potencial y las propiedades golpeadas".

Los dueños de catálogos musicales poseen los derechos sobre las letras y las melodías. Los mayores propietarios siguen siendo las firmas discográficas, como Universal Music Group de Vivendi SA y EMI Group Ltd. Además de KKR, algunos compradores recientes son las firmas de capital riesgo Pegasus Capital Advisors LP y Spectrum Equity Investors, el fondo holandés de pensiones Stichting Pensioenfonds ABP y Credit Suisse Group.

Inversión conservadora

"Lo considero una inversión muy conservadora", dijo Rodney Cohen, socio directivo adjunto en Pegasus Capital, un fondo de 2.000 millones de dólares con oficinas en Nueva York. "Siempre tendrán valor, y si uno compra adecuadamente, se tiene mucha protección frente a caídas y un fabuloso potencial de subir".

Pegasus compró Spirit Music Group en abril, con lo que consiguió canciones de Grateful Dead, Elvis Presley, Frank Sinatra y Billie Holiday. Las participaciones de Spectrum Equity incluyen a Bug Music, que supervisa unos 250.000 derechos de autor.

Los catálogos de música no son libres de riesgo, dijo Donald Passman, abogado del sector del entretenimiento del bufete jurídico Gang, Tyre, Ramer & Brown Inc. en California y autor del libro "All You Need to Know About the Music Business" (Todo lo que necesitas saber sobre el negocio de la música).

La salud del sector de la música, las menguantes ventas minoristas y los menores presupuestos de publicidad contribuyeron a una caída de entre el 40 y el 50% en el valor de los catálogos de música en los últimos cinco años.

KKR acordó pagar 250 millones de euros (US$347 millones) por la participación en la división de derechos musicales de Bertelsmann, dijeron dos personas con conocimiento de la situación.

El grupo consiguió su primer acuerdo el mes pasado, cuando compró Crosstown, con sede en Los Ángeles, dueño de un catálogo de 8.000 canciones que incluye 'Livin La Vida Loca' de Ricky Martin y "All I Wanna Do" de Sheryl Crow. El vendedor fue la división de inversión del procesador de granos de Cargill Inc., con sede en Mineápolis.

En el mayor acuerdo hasta la fecha, Universal Music Group de Vivendi SA pagó US$2.100 millones por el catálogo de Bertelsmann BMG en 2006, cuando la empresa alemana estaba vendiendo activos para pagar deuda en la que incurrió por la recompra de acciones, según el portavoz Tobias Riepe. El catálogo incluye canciones de Coldplay y Barry Manilow.