Restricciones

Los cubanos escépticos y resignados ante el anuncio de más recortes sociales

La mayoría de los cubanos acogieron con escepticismo y resignación los nuevos recortes de gastos sociales anunciados esta semana por el presidente del país, Raúl Castro, mientras los disidentes advierten que el nivel de vida se reducirá de forma muy peligrosa.

No tenemos otra opción que aguantar lo que viene y tratar de seguir sobreviviendo, como a lo largo de estos años", dijo a EFE Eduardo, un conductor de 35 años.

El general Castro redujo al 1,7% la previsión de crecimiento para 2009, en el segundo recorte de una meta inicial del 6%, y anunció medidas "difíciles y nada gratas", justo tres años después de suceder a su hermano Fidel, que no aparece en público desde julio de 2006.

"Demasiadas restricciones para un pueblo con necesidades acumuladas desde hace muchos años", comentó Eduardo.

Las medidas incluyen recortes del consumo eléctrico, eliminación de subsidios, merma de alimentos de la cartilla de racionamiento y reducción de los gastos en salud y educación.

Cuba importa el 80% de los alimentos que consumen sus 11,3 millones de habitantes, mientras que durante décadas abandonó la mitad de sus tierras cultivables.

La maestra jubilada Esther Cañedo cree que las medidas "son necesarias para que la gente se de cuenta que no se debe derrochar", y que "es una manera de formar a los más jóvenes en el orden y la disciplina".

"Habrá que adaptarse a lo que venga, porque no creo que esta situación será más fuerte que el período especial -la depresión que sufrió Cuba al desplomarse la Unión Soviética-, cuando la escasez de alimentos llegó a afectar la salud de los cubanos y pasamos por aquellos apagones terribles", dijo Cañedo.

El Economista Oscar Espinosa, uno de los 75 opositores apresados en 2003, comentó que los recortes "van a afectar el nivel de vida de la población", que seguirá descendiendo "hasta que se den cuenta de que se requieren urgentemente cambios estructurales y de concepto".

"Mi temor es que si se siguen demorando, se puede llegar a una situación económica y política incontrolable", agregó.

Miriam Leiva, una de las fundadoras de las Damas de Blanco (familiares de 75 opositores apresados en 2003), Miriam Leiva, dijo a EFE que la situación "es muy difícil, no sólo económica sino políticamente" y alertó de que "están tensando demasiado al pueblo".

"La gente se va a sentir muy presionada y es un momento muy peligroso, porque el gobierno pide sacrificio y lo que propone es represión. Han dilatado el congreso del Partido Comunista (...) porque no tienen respuestas".

Junto con los recortes, Castro anunció que ha pospuesto indefinidamente el VI Congreso del gobernante Partido Comunista, del que es segundo secretario (Fidel sigue siendo el primero).

El disidente Manuel Cuesta, del Arco Progresista, comentó que el aplazamiento "tiene que ver mucho con la imposibilidad de realizar un debate a fondo dentro del Partido de cara a lo que muchos vamos considerando la quiebra técnica del país".