Encuesta

Los inversores de EE UU 'suspenden' la política de Obama, que aprueba con nota en Europa y Asia

La popularidad de Barack Obama es comparable a la de una estrella de rock entre los inversores, excepto en su propio país. En Europa y Asia un 87% de los inversores recogidos en la encuesta mundial trimestral de Bloomberg se muestran optimistas con la política llevada a cabo por el presidente estadounidense, aunque en EE UU el porcentaje no alcanza el aprobado.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama
El presidente de Estados Unidos Barack Obama

En Europa y Asia, el 87% de los participantes dicen que ven a Obama de manera positiva, en comparación con solo un 49% en Estados Unidos. Su nivel de aprobación entre los inversores estadounidenses es incluso menor en asuntos económicos: solo un cuarto de los participantes estadounidenses en la encuesta califican los programas económicos de Obama como "buenos" o "excelentes", en comparación con más de la mitad en Europa y Asia.

Las "calificaciones estratosféricamente favorables" de Obama fuera de Estados Unidos tras cinco meses en el cargo están relacionadas con actitudes sobre su predecesor, el ex presidente George W. Bush, dice J. Ann Selzer, presidente de Selzer, la empresa que realizó el sondeo.

"Dice mucho del disgusto visceral por George Bush fuera de Estados Unidos", según Selzer. En Europa y Asia, más de cuatro de cada cinco participantes en la encuesta eligen a Obama sobre Bush como el presidente que ofrece un mejor liderazgo económico. En Estados Unidos, los inversores eligen a Bush, por una proporción del 43 contra el 41%.

Brown, Putin y Lula

En todo el mundo, el 73% de los participantes tienen una opinión favorable con respecto a Obama, porcentaje mucho mayor que el obtenido por otros líderes, como el primer ministro británico Gordon Brown, con un nivel de aceptación del 34%; el ex presidente y ahora primer ministro Vladimir Putin de Rusia, con el 23%, y el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, con el 49%.

A los inversores en renta variable alrededor del mundo les ha ido bien desde que Obama asumió el cargo el 20 de enero. Los beneficios fueron más pronunciados en Asia, en donde el índice MSCI Asia Pacific ha subido un 28%. En Estados Unidos, el índice S&P 500 ha subido un 19%. El índice de referencia de la renta variable estadounidense ha subido un 41% en los últimos cuatro meses, alza encabezada por un incremento del 95% en las firmas financieras. A los inversores europeos, más optimistas con respecto a Obama que los estadounidenses, no les ha ido tan bien: el índice Eurostoxx 50 ha subido un 14%.

La encuesta realizada en seis continentes se basa en entrevistas con un muestreo aleatorio de 1.076 suscriptores de Bloomberg, que representa a líderes de los mercados, las finanzas y la economía. Y tiene un margen de error de más o menos 3 puntos porcentuales.

Programas económicos

La mayoría de los inversores, un 43%, consideran que los programas económicos de Obama son "buenos" o "excelentes". Un 28% dice que son "promedio" y el mismo porcentaje dice que son "inferiores a la media" o "malos".

Los programas de Obama para atender las crisis en los mercados de finanzas y automóviles fueron alabados por un participante italiano en la encuesta, Mario di Marcantonio, administrador de cartera de 32 años de edad, de Eurizon Capital SGR en Milán.

"Empresas como Goldman y Morgan Stanley han podido sobrevivir a esta crisis y hacer negocios como de costumbre, y la gente que trabaja en General Motors conservará su empleo", dice. "No creo que puedan resolver los problemas del mundo de la noche a la mañana, pero cuando menos están empezando a solucionarlos".

Brown, primer ministro del Reino Unido, recibe notas bajas en general, en especial en Europa, donde solo un cuarto de los participantes le dieron una calificación favorable. Putin también recibe malas notas de estos inversores, incluso en Asia, donde la mitad de los participantes le dan una calificación desfavorable. El brasileño Lula es más popular, si bien un tercio de los participantes en la encuesta dicen "no tener idea" de qué piensan sobre él.