Cajas de ahorro

Las cajas catalanas de Sabadell, Terrassa y Manlleu sellan su fusión

Los consejos de administración de Caixa Sabadell, Terrassa y Manlleu decidieron en sus reuniones convocadas en la tarde de ayer aprobar el inicio de un proceso de fusión que culminará a finales de septiembre con la elaboración de un proyecto final de integración. Las respectivas asambleas deberán refrendar la operación antes de finalizar el año en curso.

El pacto prevé el mantenimiento de las denominaciones actuales en sus localidades de origen y la creación de una marca nueva para el resto de la red. Las tres entidades han optado por una integración, descartando otro tipo de colaboraciones intermedias como la unión de los servicios centrales. Al final, CaixaManresa ha declinado su participación en el proceso. En este sentido, los técnicos del Banco de España, que recibieron en una primera reunión a los tres directores generales el pasado 30 de junio, recomendaron aumentar el tamaño del proyecto con la integración de más entidades para dar lugar a una entidad con suficiente masa crítica.

Un comunicado oficial de los implicados aseguraba ayer que la fusión "ha sido valorada muy positivamente por el banco supervisor, la Generalitat catalana y la CECA".

La nueva caja será la novena por depósitos y la tercera de Cataluña, con más de 25.000 millones de euros, según la nota conjunta. Caixa Sabadell -cuyo director general, Jordi Mestre, se perfila como gestor del nueva grupo-, es la que más aporta, con un total de 11.886 millones, seguida de Terrassa (10.659 millones) y Manlleu (2.501 millones). La caja contará con unos activos de 26.500 millones y una inversión crediticia de 21.500 millones.

Solvencia

La integración nacerá con unos recursos propios de 2.268 millones y una media de coeficiente de garantía y solvencia del 12,4%, más de cuatro puntos por encima del mínimo del 8%. Fuentes del sector señalaron que las entidades han esperado a manejar los resultados del primer semestre, que todavía no han hecho públicos, para decidir una integración.

En cualquier caso, el crédito concedido por Sabadell, Terrassa y Manlleu en mayo ascendió a 20.876 millones, con una disminución del 0,7% sobre el mismo mes de 2008, según los balances publicados por la CECA. Tras los acuerdos de ayer, se inicia una fase de formación de comisiones mixtas para abordar temas concretos como la red de oficinas, personal, informática, actividad aseguradora, compañías filiales, servicios centralizados, etc.

Una duplicidad de oficinas del 65% cerca de Barcelona

A pesar de la elevada complementariedad exhibida en la nota pactada por las tres entidades, la duplicidad de la red de oficinas en la zona de influencia de Barcelona es elevada. Sólo en las comarcas más cercanas a la capital catalana (Baix Llobregat, Vallés occidental, Vallés Oriental y Barcelonés), Caixa Sabadell y Terrassa cuentan con redundancias de sucursales de hasta el 65%. La reducción de oficinas y de personal sería uno de los principales objetivos de la integración, que podría financiarse con ayudas del FROB, señalaron fuentes solventes. También las posibles indemnizaciones a Zurich, Aegón y Reale, que compraron la mitad de los negocios aseguradores, podrían surgir del mismo fondo.