Sector financiero

CIT no descarta declararse en quiebra en agosto si no logra reestructurar su deuda

La firma financiera estadounidense CIT Group, especializada en préstamos a pequeñas y medianas empresas, advirtió hoy de que aún existe el riesgo de tener que declararse en suspensión de pagos si no logra reestructurar con éxito su deuda con vencimiento en agosto, a pesar de haber alcanzado ayer un acuerdo con sus principales acreedores para recibir un préstamo de emergencia por importe de 3.000 millones de dólares (2.110 millones de euros).

CIT Group ha propuesto recomprar su deuda senior con vencimiento el próximo 17 de agosto a razón de 825 dólares en metálico por cada 1.000 dólares de principal hasta el próximo 31 de julio y con la condición de que al menos el 90% del total acepte el acuerdo.

La liquidez existente "no es suficiente" para hacer frente a las obligaciones de pago del próximo vencimiento del 17 de agosto, informó la entidad, que destacó las dificultades para refinanciar sus compromisos de deuda ante la volatilidad en los mercados de crédito, por lo que reconoció que "no puede garantizar" que logre refinanciar sus compromisos o generar el efectivo suficiente para hacer frente a los vencimientos.

En este sentido, CIT Group apuntó que deberá hacer frente a "vencimientos significativos" de deuda no garantizada en los próximos años. En concreto, en los próximos doce meses las necesidades de financiación se elevan a 7.000 millones de dólares (4.929 millones de euros), incluyendo los 1.000 millones de dólares (704 millones de euros) que vencen el próximo 17 de agosto.

Por otro lado, la entidad financiera anunció que prevé registrar pérdidas de más de 1.500 millones de dólares (1.056 millones de euros) en el segundo trimestre, incluyendo 693 millones de dólares (488 millones de euros) por amortizaciones y otros 500 millones de dólares (352 millones de euros) en provisiones por créditos fallidos.

Fundada en San Luis en 1908, CIT Group cuenta con una cartera de créditos superior a los 65.000 millones de dólares (45.766 millones de euros) y opera en más de cincuenta países y está presente en una treintena de sectores.

En el caso de acogerse a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EEUU, CIT Group se hubiera convertido en la mayor víctima del sector financiero desde el colapso de Lehman Brothers en septiembre de 2008.